Los vecinos de la Vega de Granada se rebelan contra los herbicidas «cancerígenos»

Varios carteles advierten del uso de herbicidas en las zonas próximas a la Ermita Vieja de Dílar./J.M.
Varios carteles advierten del uso de herbicidas en las zonas próximas a la Ermita Vieja de Dílar. / J.M.

Varios municipios han aprobado mociones contra el uso de glifosato y colectivos vecinales han reclamado a los consistorios que no utilicen esta sustancia

JAVIER MORALESGRANADA

Un grupo de vecinos de Dílar ha declarado la guerra al glifosato. Quieren que se deje de aplicar este herbicida en sus calles, senderos y zonas próximas a las numerosas acequias. El motivo es que la sustancia está clasificada como «probablemente carcinógena» por un organismo dependiente de la OMS, y están comprobados sus efectos nocivos para la salud, aunque el uso de la misma, muy extendido en nuestro país, está permitido por la UE. Han recogido 328 firmas que hace unos días remitieron al Ayuntamiento, que reconoce que el herbicida se usa en las calles del municipio en las que no es posible retirar las malas hierbas de otro modo. Pero Dílar no es el único municipio que quiere erradicar el uso de este químico: Huétor Vega, Otura, Gójar o la capital ya han dado pasos hacia su eliminación.

Las 'rebeliones' contra el glifosato suelen tomar fuerza en los meses de primavera, cuando agricultores y jardineros de las zonas urbanas actúan con el químico para eliminar malas hierbas. Este disruptor hormonal -afecta a las sustancias que regulan, por ejemplo, el crecimiento- es el principio activo de un buen porcentaje de los herbicidas comercializados en España. En concreto, es la composición empleada por la marca más conocida de este sector. Argumentan los vecinos que puede provocar «retraso de la pubertad, cáncer, autismo, Alzheimer, diabetes, obesidad...», además de daños en la flora y fauna o contaminación de las aguas.

«Los márgenes de nuestras acequias están envenenados», denuncia Antonio Palma, uno de los impulsores de la recogida de firmas en Dílar. Las han remitido al consistorio y a la comunidad de regantes Nuestra Señora de las Nieves. «Es un problema generalizado, no sólo en el entorno urbano del pueblo, sino en las fincas urbanas, donde no podemos intervenir, y en caminos rurales donde la gente pasea y va con niños o perros», señala.

«Senderos y márgenes de algunas de nuestras acequias están envenenados con glifosato» Antonio Palma | Vecino de Dílar

Charo Sanromán, que se trasladó hace un año a Dílar huyendo de los químicos que agravaban su estado de salud, asegura que lo han echado «por todas las calles con la peregrina explicación de que hay que eliminar las hierbitas que hay entre los adoquines y nos han envenenado a toda la población». Asegura que el químico ha producido mareos y sensaciones de angustia entre los vecinos.

Algunas imágenes cedidas por los residentes de la localidad al pie de Sierra Nevada muestran el 'antes y después' del uso de esta sustancia. Junto a la Ermita Vieja, muchos árboles y farolas conservan carteles que advierten de la presencia de herbicidas. Como pudo comprobar IDEAL, es una zona muy frecuentada por senderistas o vecinos que sacan a pasear a sus perros por la zona.

Los vecinos piden utilizar alternativas «más sostenibles y saludables» que «no pongan en peligro la salud y el equilibrio del medio ambiente». Mencionan las desbrozadoras y cortabordes o los métodos térmicos -por ejemplo, deshidratar las hierbas con sopletes o cubrir estas zonas con plásticos a pleno sol- como soluciones viables para quitar las hierbas. Amparan su petición en los decretos para conseguir un uso sostenible de los fitosanitarios.

«Utilizamos herbicidas en las zonas adoquinadas (...) Siempre con productos y personal autorizados» José Ramón Jiménez | Alcalde de Dílar (PP)

El alcalde de Dílar, José Ramón Jiménez (PP), reconoce que utilizan herbicidas en las zonas adoquinadas del pueblo, donde es difícil eliminar la hierba que crece entre ellos, pero no se usa en parques, por ejemplo, «porque suelen tener césped que se corta, y el mantenimiento es diferente». Todo ello siempre «con productos autorizados y personal autorizado» y «avisando a los vecinos». Así se lo ha trasladado a los firmantes.

Con respecto a la comunidad de regantes, IDEAL trató de contactar con ellos vía telefónica sin éxito. Según Antonio Palma, les trasladaron que seguirían empleándolo puesto que su uso está amparado por la UE. Los firmantes alertan del peligro de que la sustancia se propague por la extensa red de acequias, cuyas aguas llegan a otros municipios cercanos como Otura o Gójar.

En la capital

En Granada, sin embargo, el concejal de IU, Francisco Puentedura, asegura que no se ha dado cumplimiento a una moción aprobada en junio de 2016 con los votos favorables de Cs, 'Vamos Granada' e IU y la abstención del resto de corporativos. En ella, IU pedía evitar el uso de contaminantes hormonales, entre otras cuestiones. «No nos han rendido cuentas, está pendiente de respuesta», señala. Pide que los contratos de jardines, que se están renovando, incluyan este requisito en el pliego técnico.

También Huétor Vega aprobó una moción en este sentido, propuesta por el concejal de 'Ahora sí Podemos' Pedro J. Collado. Y según fuentes municipales, ya no se utiliza glifosato en las zonas ajardinadas competencia del Ayuntamiento.

Otro ejemplo similar es el de Otura. Aquí la iniciativa llevó la firma de Cs y, según la portavoz de este grupo, María Jesús Aguilera, se ha llevado a cabo: el glifosato es cosa del pasado en el mantenimiento de las plantas en zonas urbanas.

En Gójar, varios vecinos se han movilizado a través de las redes sociales. Y parecen haber conseguido que algunas zonas sean desbrozadas, en lugar de someterse al tratamiento químico.

Fotos

Vídeos