Las brujas 'toman' Soportújar

Un millar de personas se da cita en Soportújar para divertirse en la X Feria del Embrujo

Las brujas 'toman' Soportújar
Rafael Vílchez
Rafael Vílchez
RAFAEL VÍLCHEZSOPORTÚJAR

Oráculos, visiones, magos, aquelarres, voces corajudas, curanderismo, hipnosis, quiromancia, telepatía, bebedizos mágicos, afrodisíacos, ensalmadores, cartas, hechiceros, velas encendidas en las calles, calaveras, música de ultratumba, degustaciones, brujas y brujos por todas partes, batucada, baile, barbacoa… Soportújar celebra desde el pasado lunes y hasta este viernes su X Feria del Embrujo, creada por el que fuera alcalde de este pueblo alpujarreño y actual delegado de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, José Antonio Martín.

Este sábado y domingo Soportújar celebrará también sus fiestas de San Roque. En la Calle Estación de esta localidad se han abierto dos comercios: uno se llama 'Regalos el Hechizo' y el otro 'La Cueva del Dragón', que es una taberna donde se pueden adquirir también recuerdos de este lugar.

Más de un millar de personas asistieron a la presentación oficial de esta feria. Una veintena de cargos públicos, entre ellos, el presidente y la vicepresidenta tercera de la Diputación, José Entrena, y María Ángeles Blanco, respectivamente; la vicepresidenta del Parlamento Andaluz, María Teresa Jiménez; y el delegado de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta, Guillermo Quero (que en estos días ocupa también el cargo de delegado del gobierno andaluz en Granada por encontrarse su titular, Sandra García, de vacaciones), asistieron a este evento.

José Antonio Martín recibió el título de Hijo Predilecto de Soportújar y la Medalla de Oro de este municipio «por lo mucho que ha hecho por su pueblo y por impulsar el turismo rural en la zona y poner en marcha un gran número de actividades culturales, sociales, formativas, deportivas…», dijo, entre otras muchas cosas, el alcalde de Soportújar, Manuel Romero. Además del alcalde y el homenajeado tomaron la palabra José Entrena y Guillermo Quero. El presidente de la Autoridad Portuaria de Motril, Francisco Álvarez de la Chica, como ocurre desde el principio, no quiso perderse esta fiesta.

Miembros de la Guardia Civil y de Protección Civil colaboraron en la organización y labores de vigilancia. Hace muchos años a los hechiceros y ensalmadores de Soportújar se les rendía culto. Todo proliferaba al amparo de la ignorancia. Y no era sólo Soportújar el refugio de plebeyos. El propio Alfonso I 'El Batallador' confiaba en agüeros y adivinadores. Se dice también que Alfonso VI, antes de emprender la batalla de Zalaca, consultaba a rabinos para que le interpretaran sus sueños.

Varios siglos después, Soportújar celebra su Feria del Embrujo para dar a conocer sus tiempos de brujería y promocionar el pueblo, que estuvo muy relacionado con los hechiceros. La localidad de Soportújar es más visitada desde hace una década gracias a la Feria del Embrujo y a los reclamos turísticos que ha puesto en marcha el Ayuntamiento como son la Cueva del Ojo de la Bruja, el Centro Temático de la Brujería, la Era de los Aquelarres, la Caseta de las Brujas, la Fuente de las Brujas… El alcalde de Soportújar no para y cada año aporta más cosas en el casco urbano para rendir culto a la brujería. Gracias a su iniciativa y al apoyo del pueblo, la Junta, la Diputación y el Parque Protegido de Sierra Nevada, el pueblo de Soportújar es más visitado y conocido dentro y fuera de España. El alcalde de este pueblo dijo que «en la noche de los difuntos inauguraremos otra escultura de cuatro metros de altura que representará una bruja volando montada en una enorme pata de gallina».

Según el alcalde de Soportújar, «la Feria del Embrujo para mi pueblo no es una fiesta más, sino es la punta de lanza de un proyecto económico y turístico que cada año está ganando en calidad, que atrae cada día mayor cantidad de visitantes e inversiones que están ayudando a desarrollar nuestro municipio, generando empleo al mismo tiempo que mejoramos nuestras infraestructuras turísticas y en general nuestro municipio».

Merece la pena visitar Soportújar en cualquier época del año porque tiene mucho encanto. Su término municipal es sorprendente. El ambiente es cercano, como en los tiempos de antes. Soportújar se encuentra a 945 metros de altitud. Existe la creencia que Soportújar ya estaba poblado en tiempos de los romanos. Siglos más tarde, tras la expulsión de los moriscos, el Rey Felipe II entregó este pueblo a 27 familias cristianas traídas de otras regiones españolas a las que les otorgaron la titularidad pública de casi todo el término municipal, que pasó a pertenecer al común de los vecinos.

Fotos

Vídeos