La asesora de Juana Rivas niega haber cometido instrusismo y dice que la querella contra ella es "ideológica"

La asesora de Juana Rivas niega haber cometido instrusismo y dice que la querella contra ella es "ideológica"
EFE

"Llevo veintiséis años ejerciendo como asesora jurídica de un centro especializado de atención a mujeres, el del Ayuntamiento de Maracena, he procurado que mis funciones hayan quedado claras", indica Francisca Granados

EFEGRANADA

Francisca Granados ha negado este miércoles ante una jueza haber cometido intrusismo profesional al actuar como asesora jurídica de Juana Rivas, y ha apuntado que la querella presentada contra ella por el Colegio de Abogados de Granada es "ideológica" y que se habría "instrumentalizado" contra la lucha por la igualdad.

A su salida del edificio judicial de La Caleta, donde había sido citada como investigada ante el Juzgado de Instrucción 3, la también directora del Centro Municipal de Información a la Mujer de Maracena ha dicho que se siente "tranquila" y que espera que esta investigación judicial pueda quedar finalmente archivada.

Granados ha dicho que le entristece y le resulta "tremendamente decepcionante" que una institución como el Colegio de Abogados de Granada invierta sus recursos y su tiempo en dirigirse contra los servicios de atención especializada a las mujeres y, de manera muy especial, a la víctimas de violencia de género.

La asesora jurídica de Juana Rivas, madre de Maracena que se enfrenta a una petición fiscal de cinco años de cárcel por la supuesta sustracción de sus dos hijos menores, ha asegurado que la labor de los centros de atención a la mujer en Andalucía y el resto de España está "clara, publicitada y es transparente".

"Llevo veintiséis años ejerciendo como asesora jurídica de un centro especializado de atención a mujeres, el del Ayuntamiento de Maracena, he procurado que mis funciones hayan quedado claras", ha indicado Granados, quien cree que el trasfondo de la querella no responde a razones técnicas sino "de carácter ideológico".

En este sentido, ha negado intrusismo profesional en la labor que llevan a cabo abogados y letrados y ha considerado que el Colegio que representa a estos últimos debería "revisar mucho" su filosofía cuando corren "vientos de apuesta decidida por la igualdad".

Granados, que tiene el título de licenciada en Derecho desde 1986, ha enmarcado su labor como asesora en un servicio público que ejercen cientos de profesionales y que está "totalmente avalado" por la normativa.

"Sigo siendo la asesora jurídica de Juana Rivas y lo seguiré mientras siga necesitando de mis servicios", ha concluido.

Por su parte, Eduardo Torres, decano del Colegio de Abogados de Granada, ha señalado a los periodistas, a la salida de la declaración, que la querella presentada por su colectivo responde a las protestas de muchos compañeros a raíz de la actuación de Granados en el caso de Juana Rivas.

La "constante aparición" de la asesora podía dar a entender que ella llevaba la dirección jurídica de la vecina de Maracena, ha explicado Torres, que entiende que pudo ejercer labores que, según la normativa, correspondían "exclusivamente" a abogados.

 

Fotos

Vídeos