Arde el piso de una víctima de violencia de género y detienen a su expareja horas después

La víctima, junto a la vivienda incendiada donde la Guardia Civil sigue investigando./PEPE MARÍN
La víctima, junto a la vivienda incendiada donde la Guardia Civil sigue investigando. / PEPE MARÍN

La Guardia Civil lo ha detenido por quebrantar una orden de alejamiento e investiga si ha podido estar o no relacionado con este siniestro

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBAGRANADA

Bomberos de Granada recibieron un aviso sobre las 23.45 horas del martes para sofocar un incendio en la primera planta de la calle Cristóbal Colón número 5 de Las Gabias. Los efectivos antiincendios no sabían si dentro del piso había alguien o no porque los vecinos les avisaron antes de entrar que la vivienda era de una mujer víctima de violencia de género y poco antes habían visto a su expareja merodeando por la zona. El individuo, de 46 años, tenía una orden de alejamiento de su expareja desde el pasado mes de diciembre, aunque la había quebrantado ya dos veces a tenor de las denuncias presentadas por esta víctima de violencia de género, de 27 años de edad, en un juzgado de Santa Fe y en otro de la capital granadina.

La mujer no estaba dentro del piso, que quedó calcinado casi por completo. «Me encontraba fuera pero este hombre quiere matarme y no va a parar hasta que lo consiga. Yo estoy convencida de que ha sido él quien le ha metido fuego al piso», dijo ayer a IDEAL Yoana, la víctima del incendio y quien dejó a esta pareja por los malos tratos que recibía. «Otras veces ha entrado derribando la puerta y ha roto el televisor o se ha puesto hecho un animal. Yo pasé un año en un piso para mujeres maltratadas porque no me dejaba en paz», añadió.

Este individuo se presentó en dependencias de la Guardia Civil ayer por la tarde y quedó ingresado en los calabozos, pero en principio no por ser el autor del incendio sino por quebrantar la orden de alejamiento que tenía sobre su expareja, después de ser visto por los vecinos de este edificio. Sobre la intencionalidad o no del incendio, la Policía Científica de la Guardia Civil trabaja aún en el piso para tratar de conseguir algún tipo de indicio, si lo hubiere, de la posible vinculación del detenido con este siniestro. Bomberos de Granada no encontraron ningún tipo de acelerante en la vivienda incendiada y sí una estufa en mal estado en la habitación donde se originó el fuego. Al cierre de esta edición, no había confirmación oficial de que el incendio hubiera sido provocado, pese a que la víctima mantiene su creencia en que ha sido su expareja.

Tras este último episodio, la Guardia Civil ha otorgado el grado de riesgo extremo a esta víctima de violencia de género y en estos momentos dispone de una patrulla que la custodia durante las 24 horas del día para evitar cualquier situación de riesgo. La pareja tiene dos hijos. El día anterior al incendio, parece ser que el ahora detenido fue expulsado mediante un desahucio de su vivienda de Padul. «Me llamó la policía por teléfono para ir a recoger a mi hijo menor que se encontraba con él antes del desahucio, y el incendio puede ser porque estaba enfadado. Los vecinos dicen que lo vieron cerca del edificio», reitera su expareja.

Yoana mostró ayer los restos de un conato de incendio originado en el trastero ubicado en el garaje del edificio hace un par de semanas. «Pusimos una denuncia porque seguro que fue él. No ha dejado de amenazarme desde que nos separamos hace ya seis años. Desde entonces estoy con órdenes de alejamiento y presentando denuncias pero temo por mi vida y por la de mis hijos, porque me ha dicho ya muchas veces que me va a matar», denuncia.

La pareja dispone de un acuerdo judicial para compartir al hijo menor en fines de semana alternos, aunque la custodia de los dos vástagos es de la madre.

Bomberos de Granada terminaron su trabajo sobre las 00.05 horas del miércoles. Cuando iniciaron su trabajo, ordenaron el desalojo de los quince vecinos del edificio, que pudieron regresar a sus viviendas poco después. Sólo la mujer víctima de violencia de género no ha podido regresar a su piso y el Ayuntamiento gabirro le ha ofrecido recursos para alojarse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos