Antonio Ramón Ortiz afirma que lleva esperando trece años a que quiten los cables que atraviesan su casa