'Amigos del Sahara' exploran Sierra Nevada

El total del grupo tras la excursión con el Veleta de fondo./Eduardo Sanz
El total del grupo tras la excursión con el Veleta de fondo. / Eduardo Sanz

Como parte de su actividad social organizaron una excursión que transcurrió por los alrededores de Sierra Nevada

EDUARDO SANZGranada Redactor

Como cada verano desde hace veinte años, la asociación 'Amigos del Sahara de Granada', organizó este martes con apoyo del ayuntamiento de Monachil su excursión a Sierra Nevada con las familias y niños saharauis en acogida.

El recorrido partió desde Pradollano, y aunque tenía previsto coger el telesilla de la estación hasta llegar a la Laguna de las Yeguas, debido a los altos vientos se altero la ruta para recorrer los alrededores de Fuentealta; donde los niños pudieron disfrutar de las vistas del Pico Veleta y sus alrededores. Finalmente acabaron en los trineos sobre raíles de la estación.

Los niños visitaron los alrededores de Fuentealta al no poder subir hasta la LAguna de las Yeguas.
Los niños visitaron los alrededores de Fuentealta al no poder subir hasta la LAguna de las Yeguas. / Eduardo Sanz

Esta actividad se encuadra dentro del voluntariado que la asociación lleva realizando desde hace dos décadas, que además de entretener a los niños en acogida, les garantiza muchos servicios de los que en el desierto no poseen.

El fundamental es el servicio de salud, que les garantiza revisiones exhaustivas, tratamiento y operaciones para aquellos que lo necesitan. Además, según la presidenta de la asociación, Gracia los niños engordan una media de 4 kilogramos durante su estancia debido a las carencias que traen de sus hogares.

Uno de los niños durante un trayecto en los trineos sobre raíles.
Uno de los niños durante un trayecto en los trineos sobre raíles. / Eduardo Sanz

Además de las labores de ayuda en territorio español, 'Amigos del Sahara' también les ayuda en su territorio, realizando colectas de alimentos, juguetes y productos médicos que posteriormente se envían.

Los niños finalizarán su estancia a finales de agosto, aunque aquellos que superen los 12 años no podrán volver, ya que tienen que dejar hueco a otros niños de al menos nueve años. Dicha edad se incrementó respecto a los ocho anteriores ya que la cantidad de familias de acogida ha disminuido drásticamente, aunque según afirma la presidenta, los datos de este año son «un auténtico éxito».