La Mirilla

La alegría en el paraíso de la Vega

Los participantes en la elección de reina y míster de las fiestas de Churriana de la Vega./ALFREDO AGUILAR
Los participantes en la elección de reina y míster de las fiestas de Churriana de la Vega. / ALFREDO AGUILAR

Churriana de la Vega cierra sus festejos por San Roque y espera ya los actos en honor a la Virgen de la Cabeza

ENCARNA XIMÉNEZ DE CISNEROSChurrianda de la Vega

Así es como se hace en este rincón del área metropolitana al que llaman 'paraíso de la Vega'. Hay dos celebraciones veraniegas: una en homenaje a San Roque y otra a la Virgen de la Cabeza, ambos patrones de Churriana de la Vega, que es la localidad de la que hoy les hablo.

Las primeras terminaban ayer, con la procesión del santo, que culminaba una programación con juegos para los peques, ambientazo en la piscina y con otros puntos de encuentro como la elección de las reinas y los míster de este año.

Ya sé que hay personas a las que esto no les gusta, pero hay otras a las que sí, y de ello daba muestra el llenazo de la plaza Maestro Agustín, más conocida como la plaza de la Música donde, bajo la coordinación espléndida de Antonio Valiente –que me dio la buena nueva de su próxima aventura empresarial–, se organizó una noche muy divertida, gracias al resto de componentes de la comisión de Fiestas, y a la escuela de danza de María Granados.

Finalmente, once chicos y chicas participaron en el evento, en el que un jurado cualificado decidía los nombramientos, un numeroso grupo que tenían la responsabilidad de votar y del que formaban parte representantes de comercios, empresas y asociaciones del municipio, y un familiar por cada joven que se presentaba.

Resultaron finalmente elegidas Paula Fernández como reina, que estará acompañada de sus damas Cristina López y Cristina Gómez; y el míster, Javier Ruiz, que lo hará junto a Daniel Almazán y Andrés Merino.

El resto de participantes fueron Rafael Úbeda, Andrés Lentisco, Marta Ariza, Mª Angustias Manzano y Carmen Ibáñez. La elección siempre es difícil, pero dejaron muy alto el listón en un bonito espectáculo, presentado por Ismael Rodríguez y Juliana López, y que comenzaba con una puesta en escena de lo más flamenca.

Muchos aplausos de los asistentes que, como Carmen Alarcón aprovechaba la buena temperatura de la noche, para disfrutar, en su caso, de la compañía de dos amigas, Mari Fernández y Nani Castro. «Quién tuviera edad para presentarse», me decían sonriendo.

Disfrutó el alcalde, Antonio Narváez, junto a los miembros de su equipo de gobierno; entre ellos, y lo saludaba por primera vez, el concejal de Fiestas, Juan Antonio Yegüas. Saludé a Roda Marcos, a Lourdes Ramírez y a Antonio Rodríguez; y también estaban Manuel Morente, Ángel Rojas, a los que hay que añadir a Manuel Moreno y Mª Esther López.

Otros asistentes eran Olga Pérez Lara, y familias al completo como la formada por Joaquín Rodelas y Toñi García, que acudieron con sus hijas Carmen y Rocío; algunas de ellas, protagonistas también ayer de la procesión que salía por la tarde a las calles, adornadas para mostrar el cariño a su patrón, algo que tiene claro –y se extiende a la patrona–, Salvador Valero que, desde su floristería hace un gran trabajo. Y es que, en estos días, además de disfrutar hay que trabajar y duro, y si no que se lo digan a mi amigo Jesús Meigas, a María Romero o Mª Paz Molinero, que desde sus establecimientos también colaboran para que las fiestas brillen con luz propia.

Trabajo también –del que les encanta– a los párrocos, Darío –al que pude saludar antes de la celebración eucarística– y Armando Cano, preparando y disfrutando de la salida de la procesión a la que, como ocurre hace ya años, se incorporaron casi todas las hermandades que hay en la localidad. Ayer concretamente estaban la Sacramental y de Ánimas, la de la Virgen de la Cabeza y la de los Dolores, de las que son máximos responsables Rocío Benítez, José Valero y Cristian Lerena, respectivamente.

También acudió la hermandad del Corazón de Jesús de la que es hermana mayor Matilde Morente –a la que saludé junto a Rocío Benítez–, feliz por doble motivo ya que celebraba su cumpleaños, en una jornada tan especial. Su hija, Mati Vallejo, vice hermana mayor, es una de esas personas muy involucradas en su pueblo. Y no faltaron Mª Paz Morente y Miguel López a este día grande.

Tras la procesión llegó de nuevo el tiempo de la música. No hay tiempo para sentirse triste porque las luces se apaguen. En poco menos de un mes llegarán las fiestas patronales. Y, de nuevo, Churriana se echará a las calles para disfrutar. Como en el mismísimo paraíso.