La aldea de Los Montoros celebra el sábado sus fiestas patronales

Adela Fernández y su esposo Enrique Rodríguez, mayordomos de las fiestas, en la ermita de Los Montoros. /
Adela Fernández y su esposo Enrique Rodríguez, mayordomos de las fiestas, en la ermita de Los Montoros.

Habrá música, misa, procesión, conciertos, juegos y piñatas, y degustaciones de carne con patatas y churros con chocolate

RAFAEL VÍLCHEZ

Los 29 habitantes de la aldea de Los Montoros, perteneciente al municipio alpujarreño de Ugíjar, celebran este sábado día 14 sus fiestas patronales en honor a la Virgen del Carmen. Los mayordomos y mayordomas de las fiestas de este año son Enrique Rodríguez, Manuel Rodríguez, Carmela Baños y Adela Fernández. A las ocho de la tarde tendrá lugar una misa y después comenzará la procesión, amenizada por la banda de música de Ugíjar. A continuación los mayordomos invitarán a los presentes a un refresco y a carne con patatas. El baile, que se prolongará mientras la gente aguante en la plaza, será amenizado por el grupo 'Fader'.

En esta fiesta se celebrarán asimismo juegos tradicionales como el baile de la patata. Para los niños habrá piñatas y chucherías. Por la noche también se podrán degustar gratis churros con chocolate elaborados por un churrero de Yátor establecido en Ugíjar. Las alcaparras de Los Montoros tienen mucha fama desde el tiempo de los moriscos. Hasta hace unos lustros se comercializaban. La almendra y la aceituna son superiores. Antiguamente los entierros hasta el cementerio de Ugíjar se realizaban a hombros unas veces y transportando la caja mortuoria a lomos de un mulo otras. La estrecha pista de Los Montoros, para que pudiesen transitar vehículos, la hicieron hace 52 años.

Una de las mayordomas, Adela Fernández, hija de la hospitalaria Angustias y del recordado Fernando (fallecido hace dos años), y esposa de Enrique Rodríguez, indicó que «cuando yo era pequeña vivía mucha gente en Los Montoros y funcionaban las escuelas nacionales. Había también una tiendecilla de comestibles y una taberna en una misma casa. Ahora en cambio residen constantemente unas siete u ocho familias. Eso sí, para las fiestas acude mucha gente de esta zona que tuvo que emigrar para poder prosperar. En nuestra ermita, que se ha podido restaurar muy bien por dentro y por fuera, consagrada a la Virgen del Carmen, se celebraban antes los casamientos, las primeras comuniones, etcétera. Los mayordomos podemos juntar dinero para la fiesta vendiendo lotería de Navidad y Reyes. También colabora el Ayuntamiento de Ugíjar», manifestó.

Según Adela Fernández «antes residían en Los Montoros más de un centenar de personas. En 1973, cuando se desató la tremenda tormenta que en la Alpujarra se le conoce como 'La Nube', desaparecieron las escuelas y los niños se tuvieron que ir a Motril a estudiar y las niñas al colegio de monjas de Ugíjar. Cuando íbamos a Ugíjar y veníamos a Los Montoros lo hacíamos andando y para ello teníamos que hacer 22 kilómetros, entre la ida y la vuelta. Yo misma estuve interna en Ugíjar ocho años y todas las semanas iba y venía una vez andando con mis demás compañeras que sumaban quince. También, hace años, cuando teníamos poca edad, hacíamos una poza en el río para refrescarnos. En nuestra aldea existen también unas eras centenarias a la entrada. Antiguamente la gente de la aldea vecina de Las Canteras acudía andando a nuestra fiesta y nosotros hacíamos lo mismo para participar en su fiesta de la Virgen de Fátima», terminó diciendo.

Fotos

Vídeos