Albuñol celebra a lo grande sus fiestas patronales en honor a San Patricio y San José

Albuñol celebra a lo grande sus fiestas patronales en honor a San Patricio y San José

La consagración de su iglesia dedicada a San Patricio cumplió en 2016 sus 400 años de vida

RAFAEL VÍLCHEZ

Albuñol, el emprendedor municipio con más población de la Alpujarra, ha celebrado durante tres días sus fiestas patronales en honor a San Patricio y San José. La banda de música de Otura se ha encargado de las dianas y los conciertos. También actuó Niña Pastori y otros grupos musicales. Centenares de kilogramos de habas verdes acompañadas con migas con engañifa cocinadas por expertos de Albolote se degustaron a la hora del multitudinario almuerzo. El que fuera alcalde de este municipio, José Sánchez (padre de la actual alcaldesa de Albuñol) y otros vecinos se encargaron de repartir gratis al público más de medio millar de kilogramos de habas verdes.

Los Galardones San Patricio 2019 fueron para José Domingo Maldonado; el maravilloso Coro de la Iglesia (que también recibió otro merecido homenaje en la iglesia), Adela Fernández Jiménez; y Juan Arraez Díaz. Hubo también atracciones para los niños, procesiones con las imágenes de San Patricio y San José, fuegos artificiales venidos de Órgiva, degustación de buñuelos en el Hogar del Pensionista…. La alcaldesa de Albuñol, María José Sánchez, ha estado presente en los actos lúdicos y religiosos acompañada por Santiago, el célebre jefe de la Policía Local. Muchas familias venidas de Ronda, Sevilla, Málaga, Almería, Múrcia, Jaén, Granada capital, la comarca de la Alpujarra… acuden a estas famosas fiestas.

La comunidad parroquial del municipio alpujarreño de Albuñol con gozo y alegría empezó en 2016 a celebrar el cuarto centenario de la consagración del tempo. Los actos, comenzaron con la celebración solemne de la eucaristía cantada y concelebrada por el titular de la iglesia consagrada a San Patricio, Fernando Rodríguez, y dos párrocos que desempeñaron también su labor en este sagrado lugar: Antonio Hernández y Manuel España. El templo, uno de los más espaciosos y preciosos de la Alpujarra, estuvo abarrotado de fieles. El Coro cantó a las mil maravillas. El sermón lo dio el 'santo' Manuel España, titular desde hace unos años de la iglesia de Órgiva. El dulcero de Albuñol y los dulceros de Ugíjar y Válor, un año más pusieron sus tenderetes para vender sus productos caseros elaborados con recetas heredadas de sus ancestros. Muchas personas recordaron a Pedro Ibáñez Aguado 'El Dulcero' de Ugíjar, fallecido hace unos meses. Su viuda y dos de sus hijos siguen con la tradición.

Entre los asistentes se encontraba la cuidadora de la iglesia durante muchísimos años, Maria Parra (ya fallecida), nacida en 1922 y hermana de que fuera sacristán, ya fallecido, Antonio Parra. Cuando estalló la Guerra Civil el padre de María Parra, con gran riesgo para él y su familia, escondió en su casa durante la contienda un gran número de enseres eclesiásticos de gran valor de la iglesia de Albuñol para que no fuesen vendidos algunos de ellos de plata y otros destruidos por los republicanos.

La comisión organizadora del citado acontecimiento religioso estuvo formado por Fernando Rodríguez, Pedro Vargas (profesor, historiador y escritor), Miguel Santiago, José Antonio Manzano y Juan Antonio Gómez. La organización hizo entrega a los sacerdotes Antonio Hernández y Manuel España de un diploma en homenaje a la labor que desempeñaron durante el tiempo que estuvieron al frente de la parroquia de Albuñol. También se descubrió una placa conmemorativa a la entrada de la iglesia.

Además, el Papa Francisco, tras conocer la historia del templo de Albuñol gracias a la comisión organizadora, envió un pergamino que reza lo siguiente, entre otras cosas: «Su Santidad Francisco otorga de corazón la implorada Bendición Apostólica al párroco Pbro. Fernando Rodríguez Fernández y a los fieles de la Parroquia de San Patricio Albuñol-Granada con motivo de sus 400 años de la consagración del primer altar».

En el templo de Albuñol también se expuso al público enseres eclesiásticos: casullas, capas, fotografías, documentos, libros de bautismo, custodias, cálices, un cuadro de Inés de Jesús, que fue la primera superiora general del Instituto de Hijas de Cristo Rey, nacida en Albuñol en 14 de marzo de 1847, incensarios, una bella imagen de Cristo Rey, entre otras muchas cosas.

Uno de los organizadores, José Antonio Manzano, indicó en su día que <<en 1616 se construyó una pequeña iglesia en Albuñol sin campanario ni sacristía. Unos años antes, en 1501, fue cuando se erigió en comunidad de fieles la parroquia de Santa María del Lugar de Albuñol en el antiguo edificio de la mezquita. En 1670 se hizo otra nueva iglesia incluyendo parte de la antigua con una torre almenada que servía para vigilancia. En 1803 se configuró el edificio que existe actualmente dotado, entre otras cosas, de dos torres gemelas y tres naves en cruz latina. Y como queremos que se conozca toda la historia y el patrimonio de nuestra iglesia sacaremos a la luz una guía>>, terminó diciendo.

El entrañable y admirable profesor y escritor Pedro Vargas dijo que <<la celebración del 400 aniversario de la consagración de la parroquia de Albuñol resaltó el sentimiento de los feligreses de este municipio con su parroquia y sobre todo para que mucha gente del pueblo que no tenía conocimiento de este acontecimiento lo tenga presente desde ahora en adelante. Paquita Manzano (ya fallecida) y un servidor escribimos un libro cuya primera edición salió en el mes de julio de 1986 titulado 'La ciudad de Albuñol', y uno de sus capítulos está dedicado a la iglesia parroquial para que prevalezca la historia del templo de Albuñol>>, concluyó.