Absuelven a exalcalde de Castril de prevaricar en la compra de un local

Absuelven a exalcalde de Castril de prevaricar en la compra de un local

El exalcalde se enfrentaba a una petición de seis años de prisión e inhabilitación para cargo o empleo público de diez años

EFE

La Audiencia de Granada ha absuelto al exalcalde de Castril (Granada) José Juán López Ródenas, perteneciente entonces al PSOE, de supuesta prevaricación y malversación pública en la operación de compra de un inmueble anexo al Ayuntamiento del municipio.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, absuelve igualmente de los mismos delitos a la arquitecta técnica municipal, a quien la Fiscalía no acusaba -como tampoco al exalcalde-, y al secretario municipal, que quedó fuera del proceso después de que la única acusación formulada contra él, la popular ejercida por una plataforma local, decidiera retirarla.

El exalcalde se enfrentaba a una petición de seis años de prisión e inhabilitación para cargo o empleo público de diez años, pena que le solicitaban tanto la acusación particular, ejercida por el Ayuntamiento de Castril, como la popular, mientras que la Fiscalía no acusaba al considerar que los hechos no revestían carácter de infracción penal.

La Audiencia de Granada lo ha absuelto al estimar, según consta en la sentencia, que los indicios en los que las acusaciones apoyan su tesis «carecen de la virtualidad suficiente para alcanzar el pronunciamiento condenatorio que pretenden».

En concreto, la tesis acusatoria giraba en torno a la eventual confabulación que habría existido entre el entonces alcalde y la arquitecta-técnica municipal para llevar a cabo en el año 2008 la adquisición de un inmueble perteneciente al padre de un compañero del partido político en el que militaba el primero.

Pero el tribunal rechaza esta tesis, entre otras razones, porque «a la designación de la persona a quien habría de adjudicársele el contrato de adquisición del inmueble se llegó a través del procedimiento que señaló el secretario municipal».

Tampoco se ha acreditado debidamente, a juicio de la sala, que la ampliación de las dependencias municipales fuese innecesaria, como mantenían las acusaciones, y sólo tuviese por objeto beneficiar al adjudicatario por ser el padre de un compañero de partido del entonces alcalde.

«No parece que la idea de ampliar el consistorio y hacerlo mediante la compra de un local adyacente pueda considerarse torcida o contraria al interés público, y menos cuando se cuenta ya con una subvención de un organismo autonómico, La Consejería de Gobernación de la Junta, que siendo el mayor perjudicado por la operación que se enjuicia no ha sido ni siquiera oído en el proceso», alega el fallo.

El ayuntamiento acusaba a López Rodenas de aprovechar una subvención autonómica de 95.294 euros para, con una fórmula que lucraba presuntamente al padre del secretario de organización del PSOE en Castril, adquirir un local en bruto por el límite de la subvención, a pesar de tener un valor de mercado de casi una quinta parte.