Otros seis municipios del Cinturón piden que el metro llegue hasta ellos

Otros seis municipios del Cinturón piden que el metro llegue hasta ellos

Churriana de la Vega, Las Gabias, Peligros, Santa Fe, Atarfe y Huétor Vega ya han formulado su solicitud a la Delegación de Fomento de la Junta

JORGE PASTOR

La explotación comercial del metro debería comenzar, en teoría, a mediados de mayo. Culminará de esta forma un proyecto que se inició hace casi veinte años, en 1998. A la vista del colapso de infraestructuras como la Circunvalación, por la que pasan a diario la friolera de 131.000 vehículos, el debate sobre la conveniencia de este nuevo medio de transporte para el Área Metropolitana se zanjó hace mucho tiempo. Tanto es así que antes incluso de que el sistema entre en servicio, son seis los ayuntamientos que de una manera más o menos formal se han dirigido a la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía para decir que ellos también quieren. Se trata de Churriana de la Vega, Las Gabias, Peligros, Santa Fe, Atarfe y Huétor Vega. Municipios que han levantado la mano, pero que tendrán que aguardar un tiempo para comprobar si su propuesta se convierte (o no) en algo verosímil. «Ahora todos los esfuerzos de la consejería están centrados en la puesta en marcha del metropolitano según está planteado en la actualidad; lo que tenga que pasar en un futuro ya se verá», asegura la delegada Mariela Fernández-Bermejo.

Hablamos de futuribles. O quizá no tanto. Es bastante probable que el Plan de Movilidad del Área Metropolitana de Granada, que debería estar aprobado antes de que finalice este 2017, contemple alguna medida en este sentido. Hay consistorios que ya han llegado un poco más lejos. Como el de Huétor Vega. Todos los grupos políticos que conforman la corporación municipal han apoyado una moción presentada por 'Ahora Sí Podemos' que incluye el siguiente acuerdo: «El Ayuntamiento instará a la Consejería de Fomento que incluya a Huétor Vega en el diseño del trazado de la primera ampliación del metropolitano de Granada». En este mismo texto, firmado por el concejal Pedro Collado, se propone que esta línea enlace a la altura del palacio de deportes y que, tras pasar por Huétor Vega, conecte los pueblos de la Vega Sur (Huétor, barrio de Monachil, Cájar, La Zubia, Gójar y Ogíjares) hasta cerrar el anillo en Armilla.

Habitantes y colapsos de tráfico, dos razones de peso

Las posibles ampliaciones de la actual línea del metropolitano de Granada requerirán, en caso de que la Junta dé un paso hacia delante, de estudios de viabilidad similares a los que se han hecho para el trazado actual entre Albolote y Armilla previo paso por la capital granadina y Maracena.

A favor de los municipios que ya han realizado su petición juegan dos factores. En primer lugar, que son localidades que, sumando sus padrones, ya superan con creces los veinte mil habitantes. Un segundo elemento es el colapso circulatorio de sus accesos, que desembocan en la circunvalación.

En la exposición de motivos, Pedro Collado comenta que la cobertura del transporte público no es la «adecuada». «Hay escasez de servicios y los itinerarios, horarios y recorridos no son los más convenientes, lo que conlleva una utilización insuficiente por parte de los ciudadanos», explica Collado. «Esto causa problemas a medio y largo plazo, saturación de las vías, gastos innecesarios, atascos continuados en la entrada y salida de Huétor, aumento de la contaminación ambiental y otras muchas consecuencias sociales y ecológicas», añade.

Percepción positiva

Mariela Fernández-Bermejo dice que hay varios motivos que contribuyen a que exista una apreciación favorable del metro tanto en la capital como en otras localidades que la rodean. La primera, según la delegada, se relaciona con la percepción que tienen los ciudadanos de que «se trata de una conexión directa y rápida frente a los coches y la expectativa de meterse en un atasco donde puedes estar más de cuarenta minutos». Hay un segundo factor que pesa mucho. La experiencia relativamente reciente del tranvía y de sus beneficios. El de Granada, por ejemplo, no se clausuró hasta el año 1974. «Hay una imagen positiva; está en el subconsciente colectivo».

Fernández-Bermejo entiende que ahora mismo, ante la expectativa de que el sistema comience a operar con pasajeros a mediados del mes que viene, resulta prematuro entrar en mayores concreciones, pero no elude entrar en consideraciones de futuro que, de una manera global, sí que se centren en la movilidad dentro de la aglomeración urbana de Granada.

Y ahí sí que puede resultar interesante un metro con el planteamiento de una red de cercanías ferroviaria. Existen fórmulas que no implican inversiones tan cuantiosas como las realizadas hasta la fecha para la traza de los dieciséis kilómetros que unen Albolote, Maracena, Granada y Armilla y que ha conllevado la reurbanización de 780.000 metros cuadrados. A juicio de la responsable de Fomento, una de las alternativas que facilitarían la viabilidad es el aprovechamiento de plataformas y espacios ya existentes como las propias carreteras. Sin necesidad, por tanto, de pegar ninguna dentellada a terrenos que ya gozan de un alto nivel de protección como la Vega de Granada.

 

Fotos

Vídeos