Una granadina de 27 años está entre las 241 víctimas del terremoto de Italia

Ana Huete, la víctima granadina en el terremoto de Italia./
Ana Huete, la víctima granadina en el terremoto de Italia.

Según un familiar cercano, el Ministerio de Exteriores les ha confirmado que la identidad de la única víctima española en el terremoto en Italia corresponde a Ana Huete, una joven que se encontraba pasando sus vacaciones junto a su pareja, un joven italiano que fue quien identificó el cadáver tras resultar levemente herido

JOSÉ RAMÓN VILLALBA Y COLPISA

Ana Huete, una joven granadina de 27 años residente en Víznar, es la única víctima española fallecida en el terremoto que ha devastado varias regiones italianas y que ha dejado, según el último recuento, una cifra de 241 personas muertas. Así lo ha confirmado el propio Ministerio de Exteriores.

La familia de Ana Huete viajará mañana viernes hacia Italia. Los propios familiares destacan a IDEAL que tanto el consulado como la embajada española "se han portado bien" al colaborar en los trámites que acompañan a la triste noticia, si bien destacan que se sienten "molestos" debido a que serán ellos los que tendrán que hacer frente a todos los gastos económicos que conllevará la repatriación del cadáver.

Los familiares, que viajarán mañana viernes a Italia siguiendo la recomendación de las autoridades, que les pidieron que esperaran al menos un día debido a que la situación allí era "caótica", lamentan que en un momento tan duro y complicado para ellos nadie se haga cargo de los costes económicos derivados del lamentable suceso.

El novio reconoció el cadáver

La muerte sobrevino a Ana Huete en sus vacaciones, pasadas las tres de la madrugada del miércoles. En ese momento, un temblor de 6 grados en la escala abierta de Richter provocó el caos dejando una cifra provisional de 247 personas fallecidas. La joven granadina de 27 años, que regentaba una pizzeria en la capital, está entre ellas. Se encontraba en la pequeña aldea de Illica, situada en la provincia de Rieti, región del Lazio, pasando las vacaciones junto a su pareja, un joven italiano con el que compartía su vida y que fue quien tras resultar herido identificó el cadáver de la joven granadina en la propia morgue donde se trasladaron los cuerpos de todos los fallecidos. Ella estaba en el momento del terremoto en la parte de abajo de una vivienda afectada junto a otras mujeres, mientras que los hombres que las acompañaban estaban en una planta superior.

La joven española es una de las 241 víctimas -190 en la provincia de Rieti, en Lazio, y otros 57 en la provincia de Ascoli Piceno, en la región de Marcas- que ha dejado el terremoto. Además, hay más de 300 heridos y decenas de desaparecidos bajo los escombros a que han quedado reducidos viviendas y edificios. El primer ministro, Matteo Renzi, que había confirmado 120 muertos, ya había advertido de que la cifra podría aumentar porque hay 264 hospitalizados, muchos de los cuales están graves, y las tareas de retirada de escombros no han concluido, por lo que no se descarta que afloren nuevos cadáveres.

De hecho, el alcalde de Amatrice, Sergio Pirozzi, ha contado que los equipos de rescate tratan de localizar a las personas que estaban en el Hotel Roma. "Había cerca de 80 clientes y solo se han recuperado entre seis y siete cadáveres", ha dicho, según informa 'La Repubblica'.

A esta complicada situación se le suma un nuevo temblor de 4,3 grados en la escala abierta de Richter que ha causado hoy nuevos derrumbes en Amatrice. El nuevo seísmo se registró a las 14.36 hora local (12.36 GMT), según el Instituto Italiano de Geofísica y Vulcanología, y ha causado el derrumbe de la fachada de un edificio situado junto al parque de Amatrice, donde hay un alojamiento temporal para voluntarios que trabajan en tareas de rescate. Otro de los edificios que presentan riesgo de derrumbe es la torre de la vecina iglesia de san Agustín.

Renzi avanzó durante su visita a Amatrice que hoy se celebrará un Consejo de Ministros para declarar el estado de emergencia, lo que permitirá liberar una gran cantidad de recursos y adoptar medidas con efecto inmediato, sin necesidad de tramitación parlamentaria.

A preguntas de los periodistas, ha considerado que "es prematuro hablar de reconstrucción", subrayando que ahora es momento de "secar las lágrimas". "La emergencia dará lugar a un largo periodo de gestión (...) Esta es la primera de una larga lista de visitas a esta zona", ha augurado. Renzi ya había adelantado en su primera comparecencia pública tras el seísmo que el Gobierno daría una pronta respuesta a la crisis. "No dejaremos a nadie solo, ninguna familia, ningún ayuntamiento, ninguna pedanía", prometió desde el Palacio Chiggi.

Situación dramática

Un total de 760 bomberos, además de rescatistas, policías y voluntarios, trabajan sin descanso en Amatrice y Accumoli, en la región del Lazio, y Arquata del Tronto, en Marcas, las tres más afectadas por el seísmo, para extraer personas de los escombros y cúmulos de piedra.

Pirozzi ha hablado de una situación dramática en su localidad. "Se han venido abajo edificios enteros, las casas del centro, tres cuartas partes de la localidad están destruidas", ha explicado a Adnkronos. "Esto es un verdadero drama, estoy en medio de un pueblo que ya no existe", ha lamentado. Unas mil personas, de una población habitual de 2.000, han sido evacuadas hasta el momento de Amatrice, que normalmente cuenta con unos 2.000 habitantes, pero es una localidad que es visitada por turistas en verano e incrementa por lo tanto su población de manera temporal. Pirozzi estimó que podría haber hasta unas 40.000 personas en el término municipal, aunque son cifras que todavía carecen de confirmación definitiva.

Por su parte, el alcalde de Arquata del Tronto, Aleandro Petrucci, a Adnkronos. "Los bomberos están trabajando porque la situación es terrible y hay personas bajo las casas derrumbadas", ha precisado.

Según el director de Protección Civil, Fabrizio Curcio, este terremoto es "comparable" al registrado el 6 de abril de 2009 en L'Aquila, el cual tuvo una magnitud de 6,3 y dejó más de 300 muertos. "La situación es dramática, peor que en L'Aquila a nivel de derrumbes estructurales", ha explicado Paolo Crescenzi, responsable de Protección Civil del valle del Velino. "Todas las casas del centro en piedra se han derrumbado al igual que las viejas. En las de cemento, han estallado los cimientos", ha descrito.

Vida entre los escombros

Una niña de diez años ha sido rescatada con vida y en buenas condiciones después de pasar más de 16 horas bajo los escombros de una casa completamente destrozada en Pescara del Tronto, una de las localidades mas afectadas por el terremoto.

Los medios de comunicación italianos explicaron que tras varias horas de excavar entre los escombros, los servicios de rescate pudieron sacar con vida a la pequeña, lo que celebraron con aplausos. En la misma casa, pocos minutos más tarde se recuperaba el cuerpo sin vida de otra niña de cinco años, según informaron a los medios fuentes de los equipos de socorro.

Un responsable de la Cruz Roja local ha informado de que el seísmo ha dañado un puente, lo que obliga a entrar en la localidad solo a pie, ralentizando las operaciones de rescate de las posibles víctimas.

Un total de 1.200 personas han pasado la noche en tiendas y lugares habilitados por las autoridades, que pusieron a disposición de los damnificados un total de 3.400 camas en diversas instalaciones en la zona, según ha explicado en conferencia de prensa en Roma la jefa de emergencias de la Protección Civil, Immacolata Postiglione.

Muchas de las personas afectadas han preferido refugiarse en casas de allegados, pero también son familias enteras las que han pasado la noche en sus coches por miedo a nuevos temblores y por no querer alejarse de sus pueblos, ha explicadoó Postiglione.

Durante la noche ha continuado la actividad sísmica con dos temblores que han superado los 4 grados en la escala Richter, y Protección Civil ha informado de que se han registrado 460 réplicas desde el seísmo devastador de las 03.36 horas locales (01.36 GMT) de la madrugada de ayer.