2,5 millones para construir seis diques contra deslizamientos en la Alpujarra

2,5 millones para construir seis diques contra deslizamientos en la Alpujarra

Entre otros objetivos se encuentra evitar que los sedimentos acaben en los pantanos de Béznar y Rules

EUROPA PRESS

La Consejería de Medio Ambiente de Granada destinará más de 2,5 millones de euros, con la cofinanciación de fondos Feder, a la construcción de seis diques contra los deslizamientos en la Alpujarra granadina, en concreto en los municipios de Soportújar, Albuñuelas y Trevélez.

La delegada de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Inmaculada Oria, ha visitado los trabajos, que han consistido en la ejecución de seis diques de retención de acarreos en tres municipios de la cuenca vertiente de aguas al embalse de Rules, con el fin de limitar los deslizamientos de ladera hacia el cauce.

"Se trata de actuaciones necesarias para proteger, además de los cascos urbanos, (caso de Soportújar y Albuñuelas), las captaciones de aguas superficiales y subterráneas, y las conducciones de transporte de agua desde éstas a los depósitos municipales. Recordemos que en Trevélez en el año 2012 las fuertes lluvias llegaron a cortar dichas conducciones y dejaron sin suministro al pueblo".

Con estas infraestructuras se logra estabilizar el cauce en estos puntos, evitando que sigan produciéndose socavaciones y cárcavas en su lecho y en tramos concretos. Retener la mayor cantidad de acarreos que de otro modo acabaría en el vaso de los embalses de Béznar y de Rules, reduciendo su capacidad útil, con la consiguiente disminución de las garantías de suministro de abastecimiento.

En el término municipal de Soportújar se han construido cuatro diques, dos de ellos en el río Seco o barranco de la Mojonera, otro en el barranco Caliente y el cuarto en el barranco de la Cueva. En el término municipal de Trevélez el único construido ha sido en río Chico, aguas abajo de la captación de agua existente, por donde se rompieron las conducciones de agua de abastecimiento en el año 2012. En el término municipal de Albuñuelas la obra ha sido en río Santo o Saleres, para complementar a los existentes ya aterrados, con objeto de limitar el deslizamiento del casco urbano hacia el cauce del río.

Todos los diques tienen una altura en torno a los 10 metros, para que la cuña de sedimentos que se formará tras este, tenga alcance y altura suficientes para estabilizar de forma apreciable las laderas inmediatas al cauce, se han construido con mampostería hidráulica procedente de cantera para una mejor integración ambiental de la obra.

La ejecución de las obras han sido complicadas por los difíciles accesos y encajonamiento de los emplazamientos, en unos casos ha sido necesario acondicionar el propio cauce para acceder, y en otras hacer nuevos accesos a media ladera incluso con un importante muro de escollera con funciones también de contención del terreno en el caso de Soportújar.