Granada bate su récord histórico en turismo con más de 2,6 millones de visitantes en 2015

Turistas pasean por Plaza Nueva durante el pasado 'puente' de la Constitución-Inmaculada./
Turistas pasean por Plaza Nueva durante el pasado 'puente' de la Constitución-Inmaculada.

Los extranjeros son los que tiraron del carro del sector al aumentar su presencia un 12,4% con respecto a 2014

MIGUEL ALLENDE

Las expectativas favorables con que Granada inició 2015 en materia turística no solo se han cumplido sobradamente, sino que han batido todos los récords históricos. La provincia acogió el pasado año a un total de 2.652.606 visitantes que fueron los que se alojaron en los establecimientos de la planta hotelera, lo que supone un incremento del 5,06% sobre el año anterior que ya presentó una excelente tarjeta de visita en la materia de la que se trata. Traducido a cifras, fueron 126.650 turistas más que en el ejercicio precedente. Tan solo otras dos provincias andaluzas, como son Málaga y Sevilla, superaron a la granadina.

Si atendemos al número de pernoctaciones, estas sumaron un total de 6.615.286 con un crecimiento en este caso aún más destacado, del 6,12%, al haberse computado más de 300.000 por encima de las registradas en 2014. La batalla por alargar las estancias de los visitantes se ha empezado a ganar a tenor de los 2,12 días que por término medio permanecieron en Granada.

Ambos datos están recogidos en la Encuesta de Ocupación Hotelera hecha pública por el Instituto Nacional de Estadística (INE) días atrás y tanto en un caso como en otro, nunca antes la provincia granadina había logrado atraer a tal número de turistas y durante tanto tiempo. Al menos, en las series históricas que maneja el organismo oficial. Sirva como ejemplo -tal y como muestra el gráfico adjunto- que en 2005 recalaron en la provincia granadina un total de 2.217.084 turistas, lo que equivale a decir que pasados todos esos años tal número ha aumentado en 435.522. Y ello pese a que en ese ejercicio la crisis ni se atisbaba y el crecimiento de la economía granadina seguía en pleno ascenso, impulsada no solo por el sector servicios sino también por otros como el de la construcción.

El éxito de la industria turística granadina viene dado, básicamente, por la suma al alza de viajeros y pernoctaciones en línea con lo ocurrido en el resto del territorio nacional. No es de extrañar que con estos registros en la mano, los dirigentes políticos granadinos que han participado en una nueva edición de la Feria Internacional de Turismo (Fitur) -que cerró sus puertas el pasado domingo- mostrasen su satisfacción por lo conseguido y fueran moderadamente optimistas de cara al año en curso.

Extranjeros

El éxito sin precedentes que obtuvo el sector turístico granadino en el pasado 2015, llegó de la mano de la demanda extranjera. El número de turistas procedentes de otros países aumentó muy por encima de las cifras anteriores hasta alcanzar un 12,40% con respecto al año anterior. La otra cara de la misma moneda la presentaron los turistas nacionales, que no solo no computaron signos firmes de recuperación sino que su número volvió a caer, aunque bien es verdad que con un descenso tan moderado del 0,44% que apenas resulta significativo.

Las pernoctaciones siguieron el mismo patrón. Aumentaron tanto en un caso como en otro, pero los visitantes procedentes de otros países hicieron que las estancias subiesen un 14,66% mientras que las atribuibles a los turistas españoles tan solo crecieron un 0,17%.

Pese a lo anterior, de los viajeros que recalaron en la provincia y se alojaron en establecimientos hoteleros, la mayor parte -un 54,5%- eran españoles, mientras que el 45,5% restantes procedían de otros países. Hay que reseñar, como recordaron los responsables del Patronato de Turismo de Granada en la cita de Fitur, que en tan solo seis años, de 2010 a 2015, la diferencia entre visitantes españoles y extranjeros se ha reducido 15 puntos porcentuales. En 2010, el 62% de los turistas que se alojaban en nuestros hoteles eran españoles y el 38% extranjeros. La explicación que dieron sobre este asunto es sencilla: la brecha existente entre los mercados emisores se debe no a la caída del turismo de procedencia nacional, que se mantuvo el pasado año a niveles del anterior, sino por el excelente comportamiento de la demanda internacional. Los datos del INE así lo atestiguan, pues el pasado año llegaron a Granada 1.205.789 turistas extranjeros, con el aumento antes citado, que generaron un total de 2.490.963 pernoctaciones, lo que supuso un repunte superior del 14,7%. En cuanto a los visitantes nacionales respecta, su número alcanzó 1.446.819, que propiciaron un volumen de 3.124.320 pernoctaciones.

Por lo que se refiere al origen concreto de los visitantes que nutren a la industria turística granadina, los principales mercados de España se mantienen invariables, con Andalucía a la cabeza a la que siguen las comunidades autónomas de Madrid, País Valenciano, Murcia y Cataluña. De fuera de nuestras fronteras, el principal emisor es Francia, seguido muy de cerca por Estados Unidos; a mayor distancia se encuentran Reino Unido, Japón y Alemania.

Hay que tomar en consideración que todos estos datos proceden de los registros que ofrecen los propios hoteles al INE. No se computan, porque es imposible, las estancias en otros establecimientos turísticos ni las que ofrecen casas de familiares y amigos de los visitantes. En este tipo de alojamientos predominan, por el contrario, los turistas nacionales por el simple hecho de que o bien suelen ser más económicos o no tienen coste alguno en el segundo de los casos mencionados. Si se pudiese calcular el número de alojados, la cifra total sería muy superior a la del INE.

La ciudad de Granada se mantiene como el principal destino que eligen los turistas dentro de toda la geografía provincial. Del total de los visitantes, un 64% optó por hospedarse en la capital. El conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife es el primer reclamo, que trasciende fronteras e inclina la balanza en favor de esta parte de la provincia pese a que otros destinos también son muy solicitados. Tal es el caso de Sierra Nevada, la comarca de la Alpujarra, la Costa Tropical o las zonas de interior, donde el turismo rural defiende con solvencia su fortaleza.

Optimismo

Los datos hechos públicos por el INE y que fueron conocidos durante la celebración de Fitur, son valorados con optimismo por responsables del sector en Granada. Así, José Enrique Medina, vicepresidente del Patronato de Turismo, afirma que la estadística refleja, entre otras cosas, «la consolidación de la marca Granada». A su juicio y de cara al año en curso, el segmento que necesita la provincia que se afiance es el nacional. «Tenemos que abrir nuestras puertas a otras zonas del país de las que nos llega menos turismo y lo podemos hacer porque contamos con recursos de todo tipo que son capaces de satisfacer cualquier tipo de demanda», afirma al respecto.

Medina agrega que junto a lo anterior, hay que valorar nuevas tendencias dentro del sector para que «no haya un solo hueco por donde perdamos competitividad frente a otros destinos españoles». A este respecto, indica que una de las que mejor puede funcionar es la de nuevos espacios que descubren los municipios interesados en su desarrollo turístico. Tal es el caso de la iniciativa conocida como 'Guadix es de cine', dada a conocer en Fitur y que ha tenido éxito entre el público.

Preguntado por las perspectivas que maneja el Patronato de Turismo para el presente 2016, sostiene que el reto es superar los resultados del pasado año. «Aunque fuera un solo visitante más, el esfuerzo ya merecería la pena; no podemos caer en el triunfalismo, pero lo cierto es que las previsiones que manejamos son buenas y el mejor termómetro será la próxima Semana Santa», apostilla finalmente.

Trinitario Betoret, presidente de la Federación de Empresas de Hostelería y Turismo, califica por su parte de «muy bueno» el ejercicio de 2015 a tenor de los datos del INE y de lo vivido por el sector en su conjunto. «Hemos batido el récord de 2014, que ya era difícil, y podemos volver a esa situación en el presente año», asegura a este periódico.

Pero tras la satisfacción vienen los retos. Betoret asegura que en 2016 «resulta imprescindible para muchas empresas mejorar su rentabilidad». Señala especialmente a las que proporcionan alojamiento, a los hoteles, que «tienen que readaptarse, reposicionarse en un mercado global» para que de esta manera puedan «consolidar sus plantillas, generar nuevo empleo y. en definitiva, riqueza para Granada». Preguntado si este reto exige subir las tarifas, afirma que «cada empresa habrá de decidirlo en función de su situación particular». Deja claro que una vez que Granada se ha colocado como un referente turístico de primer orden, tanto a nivel nacional como internacional, toca que las empresas se beneficien para seguir generando actividad.