Preparado y presto para el nuevo reto

El general Miguel Ballenilla y García de Gamarra interviene durante el acto. /Alfredo Aguilar
El general Miguel Ballenilla y García de Gamarra interviene durante el acto. / Alfredo Aguilar

El general Miguel Ballenilla asume el cargo de secretario general del Mando de Adiestramiento y Doctrina

ENCARNA XIMÉNEZ DE CISNEROSGRANADA

Han sido unos días muy intensos. El vivido ayer al tomar posesión de su nuevo cargo y el que celebró jornadas antes al recibir la faja de general.

Les hablo de Miguel Ballenilla, que ha sido designado nuevo secretario general del Mando de Adiestramiento y Doctrina, Madoc, sustituyendo así al recientemente desaparecido Ramón Atarés a quien, cosas del destino, le dio el relevo hace años en el regimiento de Cazadores de Montaña 'América 66'. Y de quien dijo hermosas palabras.

Cosas de la Divina Providencia algo que según el general, «ha sido la responsable de la suerte que he disfrutado desde mi ingreso en la Academia General Militar». Fue en el año 82, «cuarenta años después del ingreso de mi padre», también militar como su abuelo o su tío Fernando, de los que también se acordó en el acto de ascenso al generalato.

Allí contó con la compañía de gran parte de su familia, mucha desplazada desde Alicante, de donde es originaria la familia. Ballenilla dio las gracias a su madre, que no dudó en acudir, al igual que muchos de sus hermanos -seis son en total-, así como su hijo Miguel y Emma que, aunque no pude saludarla, sé que granadina. Espero que pronto tengamos tiempo de charlar. Y es que el nuevo secretario general ya ha estado destinado varias veces en el Madoc en los últimos diez años por lo que conoce bien la institución y a los hombres y mujeres que la componen.

Muchos de ellos estuvieron ayer en su toma de posesión, que presidió el teniente general José Carrasco. Un acto sencillo y entrañable en el que se destacó la gran carrera del nuevo mando, doctor en Historia y máster en Estudios Estratégicos y Seguridad Internacional, cuyo primer destino le ligó para siempre con la Legión «una magnífica escuela de oficiales» en la que ha vivido gran parte de su trayectoria y a la que tiene tanto cariño que fue el tema de su tesis doctoral.

Ha participado también en distintas misiones internacionales en lugares como Bosnia, Irak, Líbano o Afganistán y ha sido condecorado en numerosas ocasiones.

Lo del amor a la historia es casi una afición que hoy puede desarrollar siendo guía improvisado de las amistades que le visitan. Ya lo hacía en Toledo.

Estuve saludando al general de División Amador Enseñat y a los generales de Brigada Miguel de las Hijas, Antonio González, Antonio Esteban y Carlos Melero.

Fotos

Vídeos