Domingo, 29 de julio de 2007
Registro Hemeroteca

en

LOCAL

GRANADA
Los conductores sufren otro atasco récord con más de 400 al sol en la bajada a la playa
Las travesías de Torrenueva y de Salobreña vuelven a dar la nota por las retenciones de vehículos, que hicieron recordar la clamorosa falta de las autovías Las temperaturas se mantienen sin bajar y Granada iguala su marca de este año: 39 grados a la sombra
Los conductores sufren otro atasco récord con más de 400 al sol en la bajada a la playa
COLAPSO. Atasco de coches a pleno sol registrado ayer en las proximidades de Salobreña. /ALFREDO AGUILAR
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Mucho antes de poder bañarse ayer en la playa, los conductores y sus familiares y amigos que quisieron acercarse hasta el litoral tuvieron que bañarse en sudor. La palabra 'caravana' y el gesto de mosqueo se repitieron hasta la saciedad, porque las carreteras del litoral lucieron ayer como en sus mejores días de gloria: atasco, punto muerto, primera, punto muerto, primera, y así hasta la extenuación. De esta guisa, las vías costeras de Granada registraron algunos de los peores problemas de toda España.

Todo ello estuvo adornado por un sol poderoso e incontestable que ayer volvió a llevar a Granada a igualar su récord de calor de este año. Si anteayer los termómetros se situaron en los 39 grados, ayer se mantuvieron invariables y no cedieron un ápice.

Los 39 grados, hay que recordarlo, son a la sombra. Al sol, sin embargo, la temperatura se dispara aún más. Así, los automóviles que se agolpaban ayer en las caravanas hubieron de soportar valores térmicos de hasta 46 grados a pleno sol. Quienes gozan de aire acondicionado salvaron el pellejo, pero los que carecen de él -que todavía son muchos- pasaron las de Caín.

Las previsiones del Instituto Nacional de Meteorología para hoy son todavía más severas, ya que se espera que Granada alcance los 40 grados a lo largo de la tarde. Este año la capital no ha llegado nunca a esa temperatura.

Según informó ayer la Dirección General de Tráfico (DGT), las caravanas comenzaron pasadas las once y media de la mañana. A esa hora, la zona más próxima a Salobreña ya registraba tres kilómetros de colas, que siguieron creciendo en el resto de la jornada.

La intersección de la carretera que baja a Motril con la que recorre todo el litoral de la provincia suele ser el punto más conflictivo, sobre todo en las horas punta de bajada y de subida de la playa. Pero no es el único. Así, además de las travesías de Salobreña y sobre todo la de Almuñécar, que no estuvo despejada en toda la mañana, destacaron por sus desaguisados circulatorios el eterno punto negro de Torrenueva, con colapsos sobresalientes.

Ayer mismo, el tramo de Torrenueva, famoso en toda España ya que no se escapa de ni un solo parte de incidencias de la DGT, volvió a sufrir problemas. Según los datos de la DGT, al mediodía ya se habían formado colas de tres kilómetros en ambos sentidos de circulación.

Sin autovía

Del mismo modo que recordamos a Santa Bárbara solo cuando truena, los granadinos se acuerdan de la falta de la autovía cuando están inmersos en el atasco. Las colas de coches vuelven a poner de manifiesto la necesidad de que se acaben las obras de las dos vías rápidas que afectan de lleno al litoral de la provincia.

Ninguna de ellas estará acabada este verano. Lo peor es que todos los indicios apuntan a que el estío de 2007 no será el último sin autovías, pues el ritmo actual de las obras hace pensar que el próximo verano tampoco estará lista la Bailén-Motril -llamada ahora A-44-, y mucho menos lo estará la Nerja-Adra, que va todavía más retrasada.

El PSOE prometió en su último programa electoral tener acabada la autovía de Motril para hace ya dos años, pero aún se encuentra en obras. La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, demoró la promesa del fin de la autovía hasta febrero de 2008, pero todavía, cuando solo faltan seis meses para que llegue ese momento, hay tramos recién empezados, lo cual hace que los peores augurios ganen enteros.

El preludio

Los atascos de este fin de semana vienen a ser el preludio de lo que ocurrirá el próximo martes, día en que comienza la operación salida del mes de agosto, la más masiva de todo el año.

Según indicó ayer la DGT, en la tarde del citado martes y toda la jornada del miércoles se espera una fortísima afluencia de vehículos por todas las carreteras de la geografía nacional.

El hecho de que este año el inicio de la operación salida caiga entre semana puede suponer todo un alivio. La DGT, de hecho, cree que entre ayer y hoy muchas familias han adelantado las vacaciones, por lo que es probable que el martes y el miércoles la situación sea más liviana que otros años.

rafalopez@ideal.es

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master de Periodismo | Club Lector 10 | Visitas a Ideal

Canales RSS