Lunes, 25 de junio de 2007
Registro Hemeroteca

en

ALMERÍA

VIVIR
Cayetano corneado y El Fandi lesionado, en la Feria de León
En una corrida accidentada, los cuatro diestros se repartieron diez orejas
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
FICHA
F Ganadería: Ocho toros de Zalduendo (Fernando Domecq), de desigual remate.

F Diestros: Enrique Ponce, oreja y oreja. El Fandi, dos orejas y dos orejas. Sebastián Castella, silencio tras aviso y dos orejas. Cayetano, oreja y oreja.

Publicidad

El final de corrida fue muy accidentado. Era el octavo de los ocho toros, ya se habían cumplido tres densas horas de festejo, estaba en turno Cayetano y ese último se jugó con trémula luz natural, solsticial, y al amparo de cuatro focos, casi en penumbra. Gacho, el toro se estrelló en dos remates, pero salió bravucón, de huirse mucho, gatear y arrear. Cayetano lo saludó a pies juntos. Después de un puyazo corrido y cobrado en medio de una pequeña gresca, el toro acabó en los medios y domado en el embroque de media verónica singular, cadenciosa, sorprendente el dibujo.

Escarbó el toro, que en banderillas se dolió, se metió por debajo e hizo hilo. Persiguió a Ángel Fundi y le hizo saltar la barrera, pero no del todo. Al encajarse a horcajadas en las tablas, Ángel se llevó una cornada en el muslo, pero aguantó a pie firme y hasta prendió un nuevo par. Cayetano abrió luego faena con un muletazo en tablas a favor de la querencia del toro, que lo desarmó. Tras el desarme, Cayetano se abrió a los medios y en el mismo platillo se plantó de repente para tratar de remadejar al toro y sujetarlo. Lo hizo, pero el toro se le metió de repente por la mano izquierda, lo empaló, encunó, derribó e hirió en el suelo, y en el suelo lo pisoteó mientras los prendía con las pezuñas como si fueran garras.

El caos fue breve pero imponente. Todo el mundo al quite, con Curro Vázquez, apoderado de Cayetano, al frente de todos. Se llevó al toro Joselito Rus, a Cayetano le hicieron un torniquete con la propia pañoleta. Descamisado, volvió al toro y ahora, milagrosamente, le pegó dos tandas en redondo, limpias, ligadas, a cámara lenta la primera de las dos. Formidable la emoción. Una estocada caída. Épico. Al primero de lote Cayetano lo tumbó de soberbia estocada tras faena firme y de grandes golpes de dibujo, más plástica que técnica.

El Fandi, con una mano

Ponce se embarcó en faenas kilométricas con dos toros de bonanza y sin fuerza. A placer. El Fandi, que tiene en León clientes fieles, sufrió un raro percance. Al correr hacia atrás al sexto, y abrochando tercio de banderillas, el toro le pegó un testarazo en el codo que le dejó sin sensibilidad el brazo derecho. Hizo la machada formidable de torear sólo con la izquierda, de matar con la diestra en esfuerzo supino. A los dos toros les hizo virguerías con capote y rehiletes. Castella se llevó un tercero brusco y parado, y ahí le anduvo, y un séptimo noble pero protestón.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master de Periodismo | Club Lector 10 | Visitas a Ideal

Canales RSS