Lunes, 4 de junio de 2007
Registro Hemeroteca

en

GRANADA

FutbolProvincial
Corto aunque merecido (1-0)
Un gol de Muñoz le da el triunfo al Motril frente al Alcalá en un duelo en el que tiene que multiplicarse por estar en inferioridad desde el minuto 2
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Dicen que el fútbol suele ser caprichoso y en el día de ayer se pudo certificar. En ocasiones todo el trabajo realizado durante la semana se puede ir al traste en tan sólo dos minutos. De nada vale lo ensayado para una cita transcendental cuando apenas tras el pitido inicial tu equipo se queda en inferioridad y tienes que cambiar el rol en cuestión de segundos. Eso mismo fue lo que le ocurrió a un Motril que hubo de jugar desde el minuto dos con un jugador menos tras la rigurosa expulsión del siempre incisivo atacante Toro Delgado.

Desde ese instante el partido se salió de todos los guiones previstos ya que los blanquiazules tuvieron que combatir todos los males de la expulsión con un derroche físico descomunal y también, con un guardameta -el murciano Toni Bernal-- que dejó patente que la Tercera División le viene pequeña. El arquero estuvo inconmensurable y se convirtió en el gran protagonista del compromiso disputado en el estadio municipal Escribano Castilla.

Los jugadores de José Luis Sánchez Amezcua no bajaron los brazos y lejos de amilanarse desplegaron su mejor fútbol, curiosamente, en los minutos siguientes a dicha expulsión.

En el 15, el Motril CF recibió un regalo. Fue del portero madrileño, quien en este 'fregado' parece que quiso 'compensar' el mal que hizo a los anfitriones el colegiado murciano Hernández Ferrer. No es una exageración. El arquero facilitó la consecución de un tanto que puede resultar decisivo para el transcurso de la eliminatoria. Tomen nota: El motrileño Muñoz ejecutó un golpe franco a cuatro metros sobre la frontal del área, el esférico botó antes de llegar a Juancho, y éste, de manera incomprensible, se mostró blando de manos y encajó el que sería el único gol del encuentro.

Fue a partir del tanto cuando a los de José Luis Sánchez Amezcua les tocó sufrir, demostrar su pericia para la labor de contención y esperar una ocasión aislada para poner más tierra de por medio. Por su parte, los complutenses siempre jugaron al mismo ritmo, como si fueran conocedores de que el gol llegaría por la inercia del encuentro. Los balones siempre fueron al pie de los ayer rojillos sin que nunca, a pesar de la superioridad, pudieran romper en velocidad a un equipo muy bien plantado como ayer demostró ser el Motril CF. A pesar de que el control estuvo en los pies de los jugadores del Alcalá, las mejores oportunidades siguieron siendo para los locales. Así, el atacante Sueiro, en el 24 de juego, fue el que encaró al portero visitante que, con una buena intervención, compensó su error en el tanto encajado.

Hasta la recta final de la primera parte los pupilos del ex futbolista Paco Jémez no inquietaron la portería motrileña. Fue en los minutos 41 y 43, por mediación de Álex Ruiz y Roberto Izquierdo, cuando pusieron a prueba a un Toni Bernal que empezó a demostrar que era su tarde.

Descanso

Tras el descanso el partido fue un monólogo para los madrileños. El Motril se atrincheró en la retaguardia y le dio el balón a los complutenses. Óscar Quesada primero, después Luis López a pase de la muerte de Nene, y en última instancia el hábil y rápido Álvaro Machicado -que sustituyó a un desafortunado Pier- tuvieron en sus botas el mal menor del empate, pero en tres de ellas emergió la figura de Toni Bernal que salvó los muebles de su equipo. Además, también lo intentó sin suerte Jesús Muñoz, ya en la postrimería del encuentro.

El Motril, completamente extenuado, también pudo ampliar su renta, sobre todo en una ocasión en la que el delantero onubense José Luis Garrido superó a los dos centrales visitantes y encaró al portero Juancho. Sin embargo, su disparo rozó el palo derecho de la portería.

La primera parte de la historia se escribe con letras de sufrimiento de un Motril que ganó por la mínima, resultado que a priori seguro que hubieran firmado los blanquiazules, pero que conforme trascurrió el encuentro supo aún mejor. En siete días, este 1-0 puede saber a gloria si el Motril da la talla ante el conjunto de Alcalá de Henares.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master de Periodismo | Club Lector 10 | Visitas a Ideal

Canales RSS