Viernes, 2 de marzo de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Provincia
Un bulo para poder lucirse
El escritor Leonardo Villena sostiene en su libro 'El último suspiro de Boabdil' que éste fue un invento del obispo Antonio Guevara para ganar crédito ante el emperador Carlos V
Un bulo para poder lucirse
Leonardo Villena, en el lugar donde supuestamente Boabdil se despidió de Granada.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Leonardo Villena ha elegido Lanjarón para presentar hoy viernes, a las ocho y media de la tarde, su libro 'El último suspiro del rey Boabdil'. El volumen, de 190 páginas, ha sido impreso en Lecrín por la editorial Dulcinea.

El escritor y profesor Leonardo Villena asegura que la biografía de Boabdil y de parte de su familia «está plagada de falsedades, la mayoría intencionadas. No hay duda que marido y mujer, Fátima y Abul Hasán, eran parientes, pero nada más. Es falso lo del famoso 'Suspiro del Moro' (en la antigua carretera Granada-Motril) porque Boabdil no pasó por este lugar. Boabdil, sólo se detuvo para ver Granada en unas crestas serranas de El Padul, en el puerto de 'El Manar', porque por allí discurría el camino de la Alpujarra», señala el escritor.

Villena sostiene que Boabdil no lloró cuando se despidió de Granada ni su madre le dijo: «Llora como mujer por lo que no has sabido defender como hombre». Esto fue un invento y bulo del historiador Antonio de Guevara, obispo de Guadix y de Mondoñedo, en el verano de 1526, para lucirse ante el emperador Carlos V, cuando visitó Granada en su viaje de luna de miel tras su matrimonio con Isabel de Portugal».

Según Villena, «hay algún historiador como Lafuente Alcántara que también incurre en errores cuando asegura que la muerte de Boabdil se produjo en la batalla de Guadal Hewit, o río de Los Esclavos, en 1513, o en la de Wadi-El Asuad, río de Los Negros, en 1536. Pues bien, este y otros historiadores llegan a dar el supuesto número de las fuerzas que uno y otro combatiente presentaron. Una de las batallas fue en los confines de las provincias de Hescura y Tedles, donde el río de Los Esclavos se pierde en el río Ommirabih Y la historia desmiente que falleciera en dicha batalla porque, si hacemos caso a historiadores de tanta garantía como los musulmanes, Boabdil murió en 1533, en su casa, rodeado por su familia, a la edad aproximada de 70 años».

Contradicciones

Leonardo Villena afirma igualmente que «el mismo Lafuente Alcántara, siguiendo al historiador Torres, según 'La Historia de los Xerifes', asegura que el sultán de Fez era todavía El Benimerín, cuando la verdad es que los Wattasidas habían desplazado del sultanato a los meriníes en 1472. Además, es también falso lo que dice el historiador L. Mármol Carvajal, en su 'Historia de la rebelión y castigo de los moriscos', cuando manifiesta que el sultán de Fez apresó a Boabdil, lo cegó y lo cargó de cadenas para robarle su fortuna, dejándolo que anduviera mendigando por las calle».

«Y digo que es falso -afirma- porque en la batalla de Wadi El Assual, ocurrida en 1536, los hermanos xerifes derrotaron a los Wattasidas. Sin embargo, no ocuparon la ciudad imperial de Fez hasta 1554 y, para entonces, está claro que Boabdil llevaba años enterrado cerca de su madre», termina diciendo Leonardo Villena.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master de Periodismo | Club Lector 10 | Visitas a Ideal

Canales RSS