Martes, 20 de febrero de 2007
Registro Hemeroteca

en

ALMERÍA

CICLISMO VUELTA A ANDALUCÍA
Óscar Freire se desquita y gana al esprint en Cazorla
El cántabro logra la victoria pese a la pendiente de la recta de meta en una etapa marcada por la fuga de Rosendo
Óscar Freire se desquita y gana al esprint en Cazorla
COMO SIEMPRE. Óscar Freire, en la etapa de ayer. /EFE
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Parece que es verdad. La victoria de Óscar Freire (Rabobank) en la primera etapa de Mallorca no fue ni casualidad ni espejismo. El cántabro parece estar dejando a un lado las lesiones y vuelve a reivindicarse como uno de los ciclistas de mayor potencia del mundo. Ayer ganó a lo grande la tercera etapa de la Vuelta a Andalucía, 156 kilómetros entre Vegas del Genil (Granada) y Cazorla (Jaén). Se impuso al esprint a Fran Ventoso (Saunier Duval) y Tadej Valjavec (Lampre-Fondital) desafiando a la lógica del ciclismo. Freiré sacó toda su punta de velocidad en la última rampa. 400 metros cuesta arriba, muy cuesta arriba. Lo dicho, sobre el papel, un terreno impropio para un corredor de sus características. Pero es que la lógica del ciclismo no se escribe. Se dicta sobre una bicicleta y con una meta por delante.

Lo cierto es que la victoria de Freire fue, ante todo, un desquite. El de los cinco segundos que la primera jornada le faltaron para arrebatarle el triunfo a Dario Cioni.

El gesto del cántabro en el inicio del último tramo lo dijo todo. «Hoy sí», debió de pensar. Apretó los dientes, se oyó un 'clack-clack', el chasquido del cambio de desarrollo de su bicicleta. Y para arriba. Sentenciada la tercera etapa. «Ha sido más duro que el primer día; me encontraba peor que en la llegada de La Zubia y el final fue de auténtica clásica», dijo el propio corredor al término de la jornada. Ahora habrá que empezar a mirar al Mundial de Stuttgart, que se celebra a finales de septiembre y donde, si la lógica del ciclismo responde (esta vez sí), Freire puede culminar la extraordinaria progresión que se le barrunta en estos primeros días de temporada.

Rosendo, la otra cara

El otro protagonista del día fue Jesús Rosendo (Andalucía-CajaSur). Anduvo fugado en solitario durante 70 kilómetros. Sin nadie para un relevo. Cara a cara con el viento, la fatiga y los kilómetros, que se deben de hacer muy largos en soledad. A sus 23 años, Rosendo es uno de los frutos de la escuela de ciclismo de Carmona. Bicampeón de Andalucía contrarreloj sub 23, este es su primer año como profesional. De hecho, la de ayer fue su cuarta jornada en una carrera de élite, tras haber estado dos días en Mallorca. Y en su tercera etapa entre los grandes tuvo el sueño a un paso.

A tres kilómetros, para ser exactos. Le despertaron a la entrada de Cazorla, con un pelotón cuya marcheta había abierto el Predictor-Lotto de McEwen a 20 kilómetros de meta y que se mostró imperturbable pese a la orografía castigadora del municipio.

Lo que vino después, es el esquema de siempre: lanzadores por delante, trabajo para preparar las volatas y nervios antes de enfilar la recta de meta a una velocidad superior a la que el sentido común presupone sobre una bicicleta. Y todo, a cara o cruz. Y Freire, un punto de fuerza por encima. También como siempre.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master de Periodismo | Club Lector 10 | Visitas a Ideal

Canales RSS