Jan Martín vive la reacción europea del Real Madrid

JORGE MUÑOAMADRID
Hamilton lanza. /EFE/
Hamilton lanza. /EFE

El Real Madrid reaccionó ante la inesperada derrota cosechada en la primera jornada de la Copa ULEB ante el Eiffel Towers holandés ante el PAOK Salónica griego, al que derrotó sin demasiados problemas para estrenar el casillero de triunfos continentales.

Lo mejor de la noche, por lo entrañable, corrió a cargo de Jan Martín, hijo del malogrado Fernando Martín, que debutó con la casaca madridista en los minutos finales y anotó el único tiro que lanzó. Un triple.

El comienzo de los blancos invitaba a la duda. Los griegos aprovecharon al croata Drago Pasalic y al serbio Blagota Sekulic para adueñarse de la zona blanca y situar el marcador en 3-9. La diferencia no era importante y el partido acababa de empezar, pero la sensación que transmitía el Real Madrid recordaba la del estreno en Holanda.

El estadounidense Charles Smith cargó la muñeca rápidamente. Anotó dos triples dentro y despertó al resto del quinteto madrileño. El Madrid sacó más tarde provecho de la sequía realizadora del cuadro heleno. Sin hacer nada excepcional, simplemente con una buena aplicación defensiva y paciencia, el líder de la ACB abrió hueco en el marcador lentamente. Tunceri recondujo las cosas tras una falta antideportiva de Allen para frenarle en la salida de un contragolpe que dieron la puntilla, muy a tiempo, al desconcertante PAOK.

Fotos

Vídeos