Mundobasket 2006. El Rey se excusa por no acompañar a la selección

Rodríguez Zapatero: «Habéis sido.un ejemplo de coraje, talento, .sacrificio, equipo y deportividad; .talante, en definitiva»

DANIEL ROLDÁNMADRID

Después de ser vitoreados por la afición, la selección española de baloncesto cumplió ayer con los compromisos oficiales. Los Reyes y los Príncipes de Asturias recibieron a la cansada expedición en el Palacio Real y se excusaron por no viajar a Japón para alentarles en la final mundialista. «Las obligaciones no se podían posponer», explicó don Juan Carlos a los jugadores y al cuerpo técnico. El Rey aseguró haber seguido los encuentros de España por televisión, donde pudo comprobar que los chicos de Pepu Hernández lucharon en Japón «como leones». Los jugadores regalaron al Monarca una camiseta -con el '4' de Pau Gasol- firmada por todos; por su parte, el seleccionador nacional le entregó un balón dorado igual que el que él mismo recibió en el podio de Saitama. En el besamanos, don Juan Carlos se preocupó por el pie del jugador de Memphis y se fundió en un abrazo con Hernández, al que dio el pésame por el fallecimiento de su padre.

«A mí no me gusta mucho que se mezclen estas cosas, pero es inevitable», expresó el entrenador, que comentó a la Familia Real que el equipo está deseoso de volver a reunirse porque son «un grupo de amigos» que quieren vencer en el Eurobasket que se disputará el año que viene en España y en el que una de las subsedes será Granada. En la foto de familia, las prisas aparecieron. Los jugadores estaban agotados. Las doce horas de vuelo y las celebraciones del lunes (tanto las públicas como las privadas) pasaban factura a más de uno. Los bostezos y las caras de sueño eran palpables. No obstante, los campeones del mundo aguantaron el tipo mientras los fotógrafos les acribillaban a instantáneas y el personal de palacio les pedía autógrafos.

El imitador de Zapatero

Antes de visitar el Palacio Real, el combinado nacional pasó por el palacio de La Moncloa para ser homenajeado por el presidente del Gobierno. José Luis Rodríguez Zapatero también recibió una camiseta -esta vez con el número '10' del capitán Carlos Jiménez- y otro balón áureo que no dudó en botar. El jefe del Ejecutivo se mostró «orgulloso» de que España haya logrado ser campeona del mundo en baloncesto, deporte del que es seguidor y practicante.

También hubo tiempo para las bromas. Un miembro del cuerpo técnico, famoso entre la tribu de la canasta por sus imitaciones, no dudó en convertirse durante unos segundos en Rodríguez Zapatero y evocar el ya famoso «talante». Los jugadores, uniformados con el polo de la selección y vaqueros desgastados, no pudieron contener las risas.

El presidente del Gobierno siguió el juego y no dudó en incluir una de sus palabras favoritas en los parabienes: «Habéis sido un ejemplo de coraje, talento, sacrifico, equipo y deportividad; talante, en definitiva». Asimismo, felicitó a Pau Gasol por su actitud y su compromiso con la selección. «No jugaste la final, pero ganaste con tu actitud el corazón de todos los españoles», señaló el presidente.

Pabellón a Pepu

Los agasajos a los héroes de Japón han continuado con pequeños detalles más personales. El Ayuntamiento de Madrid decidió que un nuevo polideportivo en el barrio de San Blas, donde reside Pepu Hernández, lleve el nombre del seleccionador. El vicealcalde, Manuel Cobo, explicó que es un pequeño homenaje para el técnico madrileño.