Cuatro años después...

Los Cármenes se reencuentra esta tarde con la categoría de bronce en un difícil choque ante el Cartagena, campeón la pasada temporada

M. PEDREIRAGRANADA

Fue un 12 de mayo de hace cuatro años. A Los Cármenes acudieron apenas 1.500 personas pese a que se trataba del último partido en casa y de un derbi provincial contra el Motril. El encuentro acabó con un triste 1-2 para los costeros y se escucharon pitos contra el entonces presidente Francisco Jimena. Los aficionados despidieron con indiferencia al equipo: décimos en la tabla y una temporada más en el pozo de la Segunda B. Nadie podía sospechar aquel domingo que habrían de pasar cuatro largos años antes de acudir de nuevo a Los Cármenes para ver un partido del Granada en esa categoría... y ese día ha llegado, es hoy.

El paréntesis que media entre el encuentro contra los motrileños y el de esta tarde frente al Cartagena es una larga crónica negra con final feliz. Desde el humillante descenso federativo hasta un ascenso malogrado en el último segundo, pasando por el carrusel estrambótico de presidentes, entrenadores y jugadores, la historia de estas cuatro temporadas, salvando la apoteosis del ascenso, ha ingresado ya en el olvido.

En ese mismo sitio se quiere arrinconar el choque del pasado miércoles frente al Portuense, una mancha que no dejará huella alguna si los de Visnjic son capaces de ganar al conjunto murciano y refrendar las buenas vibraciones ofrecidas en el primer partido de Liga ante el Real Jaén.

La plantilla rojiblanca se entrenó ayer con las únicas bajas de Labella y Barroso, y con la incorporación del portero Alejandro Rebollo. Como es costumbre, el técnico serbio no dará hasta hoy la lista de convocados y el once que alineará de inicio ante el Cartagena, aunque visto el resultado del experimento ante el Portuense, el equipo variará muy poco (o nada) del que empató en Jaén.

Once base

Gustavo volverá a la portería, Javi García y Nené serán los laterales con Saavedra y Joyce en el centro de la zaga; Rodri y Lucena servirán el juego a las bandas, que ocuparán Juanjo y Palacios, con Nene y Bordi en punta.

Visnjic volverá con estos hombres al 4-4-2 propuesto desde que cogió las riendas del equipo, y sólo la entrada de Vicente para dar más mordiente de medio campo para arriba podría variar este planteamiento.

El Granada se estrena en casa ante un equipo con oficio, campeón de grupo el año pasado, y que este año aspira a meterse de nuevo entre los puestos que dan derecho a jugar las eliminatorias de ascenso. En teoría, un rival directo del Granada. Los rojiblancos quieren empezar con una victoria para reconciliarse con la afición tras el chasco de la Copa, pero también para lanzar un mensaje a los demás equipos del grupo: para puntuar en Granada «habrá que sudar sangre». Así de claro se mostró ayer Manolo Lucena, uno de los fijos de Visnjic en el centro del campo. «Para que un equipo nos gane aquí tendrá que demostrar que es muy superior a nosotros», añadió.

El granadino confesó conocer poco del equipo murciano, aunque sí sabe de su espléndida campaña pasada y de sus refuerzos. «Creo que es mejor que nos toque ahora -explicó-. Estarán poco rodados y a nosotros no viene bien así». Lucena rechazó que la derrota ante el Portuense vaya a ahondar la distancia entre titulares y suplentes, y agradeció al entrenador que les haya dejado claro que será el trabajo diario el que determine quién juega y quién se queda fuera. «Conozco a la afición y sé que van a estar ahí, que son muy agradecidos. Queremos resarcirnos y empezar la liga con el ambiente con que terminamos la anterior», concluyó.

Presidente

Francisco Sanz será proclamado presidente del Granada CF en el descanso del partido de hoy, al ser la única candidatura presentada. Al acto asistirán miembros de la Junta Electoral, el presidente de la Federación granadina y varios componentes de la nueva junta.