La Policía Local narra cómo fueron los casos del 'juego de la muerte' detectados en Granada

El agente José Manuel La Chica narra a IDEAL cómo fue su charla a los alumnos implicados en el 'juego de la muerte'. / CLARA CEREZO

José Manuel La Chica, el agente encargado de las redes sociales del cuerpo, explica a IDEAL en qué consistió la actuación policial y su charla a los alumnos del instituto implicados en el peligroso reto

Diego Callejón
DIEGO CALLEJÓNGRANADA

El 'juego de la muerte' lleva una semana presente en casi todas las conversaciones de Granada. El pasado martes, la Policía Local de la capital recibió, a través de Twitter, el aviso de un joven que alertaba de la práctica de este 'juego de la asfixia' en las inmediaciones de un instituto granadino. Investigando el caso, el agente José Manuel La Chica, encargado de las redes sociales de la Policía Local de Granada, descubrió el vídeo de otro suceso idéntico en el mismo centro educativo, el cual ya está en manos de la Fiscalía de Menores. Al trasladarse al instituto para investigar los hechos, los responsables del centro educativo confirmaron a José Manuel La Chica la detección de varias ejecuciones de este peligroso reto viral entre sus alumnos y le animaron a dar una charla educativa a las clases de segundo y tercero de E.S.O., cuyos alumnos estaban implicados en el vídeo del 'juego de la muerte' que ahora investiga el fiscal de Menores.

El 'juego de la muerte' en Granada

Tal y como explica José Manuel La Chica a IDEAL, la denuncia de un alumno y la posterior conversación con los responsables del instituto le confirmaron que existía al menos un vídeo del 'juego de la muerte' circulando a través de redes sociales y WhatsApp. En él, se observaba a un menor provocándole la asfixia a otro para dejarle sin conocimiento durante unos segundos y causarle una presunta «situación placentera».

¿Qué hacer ante el peligroso reto?

En su charla a los alumnos implicados, el agente les comentó «la peligrosidad del juego, que pone en riesgo la salud de las personas, no solamente por el daño que pueda ocasionarles una caída al quedar sin conocimiento, sino también por la falta de irrigación al cerebro y la consecuente ausencia de oxígeno, que puede conllevar daños neuronales importantes».

En esta misma charla, La Chica también habló a los alumnos «del peligro que conlleva compartir este tipo de vídeos perjudiciales para la salud». De acuerdo con el agente, el hecho de recibir un vídeo no da derecho a reenviarlo si no se cuenta con la autorización de la persona grabada. Además, este tipo de vídeos puede acarrear problemas legales al aparecer en las imágenes hechos violentos que implican a menores de edad. «Normalmente los vídeos que se reenvían por WhatsApp son virales sin mucha repercusión, pero en casos como el del 'juego de la muerte' hablamos de algo muy serio», explica el agente.

En relación a esta viralidad, el policía granadino explica que los profesores del instituto en el que se produjeron los hechos le informaron de que, anteriormente, se habían realizado otros retos virales como «asustar a profesores o besar a otra persona», grabándose también en vídeo estas acciones. «En principio ese tipo de retos no tienen mayor importancia, pero en este caso sí que constituye un peligro real para quien lo practica», recalca José Manuel La Chica.

«Nuestro consejo para un menor que reciba este tipo de vídeo es que informe a la persona que se lo envía del peligro que conlleva. Después, hay que alertar a sus mayores, quienes deben hacerles ver el riesgo de la viralización de este tipo de juegos. A su vez, los padres deben hablar con los colegios o con la Policía Local, abierta para este tipo de actuaciones, con el fin de evitar los riesgos de dicha conducta», sentencia el agente.

Para alertar a la Policía Local de Granada de este tipo de casos, puede hacerse a través de Twitter, red social en la que están abiertos los mensajes directos, así como usando el correo policiagranadarrss@granada.org y a través de los teléfonos 092 y 958-20-68-78.