El pleno aprueba congelar el IBI en Granada

Baldomero Oliver, durante el pleno celebrado este viernes./RAMÓN L. PÉREZ
Baldomero Oliver, durante el pleno celebrado este viernes. / RAMÓN L. PÉREZ

La medida ha salido adelante con los votos a favor del PSOE, Vamos Granada e IU y las abstenciones del PP y Ciudadanos

PABLO RODRÍGUEZ

El Ayuntamiento de Granada ha aprobado en sesión plenaria la modificación de la ordenanza fiscal nº 3 reguladora del impuesto de bienes inmuebles (IBI), lo que abre la puerta a un nuevo presupuesto para la ciudad. La medida, que propone el incremento del tipo diferencial del 0.7% al 1% y la bajada del tipo general del 0,67% al 0,653%, ha contado con los votos a favor de los grupos municipales del PSOE, 'Vamos, Granada', Izquierda Unida y la edil no adscrita Pilar Rivas, y las abstenciones del PP y Ciudadanos.

La propuesta aprobada supone un incremento del tipo para más de 500 inmuebles comerciales e industriales de la ciudad. A cambio, más de 8.200 comercios y pequeñas empresas pasan del tipo diferenciado al tipo general, lo que supone un decremento en sus pagos, y los granadinos ven bajar su IBI un 3%, lo que permite amortiguar el incremento de los valores catastrales impuestos por el Gobierno. Para los vecinos, el IBI finalmente se congela.

La modificación de la ordenanza del IBI permite al Consistorio ingresar más de cuatro millones de euros, una cifra que, según ha explicado el edil de Economía, Baldomero Oliver, irá prácticamente en su totalidad al pago de los proveedores, «que es lo que nos exige el plan de ajuste». El concejal ha agradecido que la medida salga adelante y ha subrayado que su aprobación, «permite que podamos seguir hablando de presupuestos».

Desde el PP han lamentado que la modificación llegue tarde tres años pero han justificado su abstención para «no poner palos en las ruedas» porque a Granada «le hace falta un presupuesto». «No queremos poner obstáculos y por eso le tendemos la mano», ha dicho el concejal Francisco Ledesma, «pero tenga esta abstención como un último aviso».

Por su parte, el grupo municipal de Ciudadanos ha definido la modificación como un expediente «mitad naranja, mitad morado» que recoge la compensación del IBI que pedían, «pero que llega tres años tarde». El portavoz de la formación, Manuel Olivares, ha lamentado que se haga tres meses antes de las elecciones y que para algunas empresas suponga un incremento del 45% en sus pagos, lo que, en su opinión, es «quitar a los ricos para dárselo a Cuenca para que tenga asesores de instagram». «Este expediente no lo hubiésemos presentado porque nos acerca a los años 50», ha dicho.

Desde Vamos Granada, que han apoyado la medida, la concejala Marta Gutiérrez ha celebrado el criterio de progresividad que introduce, pero ha lamentado su tardanza y que los ingresos «no vayan a ir a tapar los agujeros».

El portavoz de Izquierda Unida, Francisco Puentedura, ha señalado que la modificación cumple una demanda histórica de su formación, «tocar los tipos diferenciados para evitar las subidas lineales del tipo general» y ha celebrado que abre la posibilidad a un nuevo proyecto de presupuestos. No obstante, ha lamentado que llegue tarde y que supone una medida «parcial» que habría que completar con más acciones que mejoren la progresividad.

La edil no adscrita Pilar Rivas también ha celebrado que la aprobación del expediente abre las puertas a un nuevo presupuesto, aunque como el resto de partidos ha lamentado que llega tarde y la reforma es incompleta. Como Puentedura y Marta Gutiérrez, Rivas ha solicitado la ponencia de valores, una medida que serviría para actualizar unos valores catastrales que no se actualizan desde el 96 y que les permitiría «dejar de votar a ciegas. El concejal de Economía ha recogido la invitación. «Me alegra que lo hagamos de forma unánime porque conlleva elementos favorables, como una cierta progresividad, pero también cierta polémica», ha asegurado.