Desalojan plazas y barras tras un intenso Día de la Cruz

RAMÓN L. PÉREZ

Policía Local impide el acceso de más gente a la plaza y ha desalojado todas las calles adyacentes para evitar aglomeraciones y botellones

JAVIER MORALES y ANTONIO SÁNCHEZ

A las diez de la noche estaba previsto el toque de queda y a esa hora se han empezado a desalojar calles, plazas y barras tras un intenso Día de la Cruz. Pasadas las diez de la noche, la Policía Local ha desplegado a todos los agentes previstos para ir vaciando las barras, que han estado repletas de gente durante toda la jornada. También ha sido necesario ir dispersando gente que se había congregado en pequeños botellones por los alrededores de la plaza de la Universidad, de Las Pasiegas, o en el Realejo.

La jornada ha dejado momentos tradicionales, con los clásicos altares, pero también un intenso trabajo policial para evitar aglomeraciones que derivaran en grandes botellones, sobre todo en plaza Larga y en la plaza de Derecho. A pesar de todo, ha habido pequeños botellones en los alrededores de las plazas más concurridas.

Derecho

La plaza de la Universidad, junto a la facultad de Derecho, ha sido el punto de la capital que más afluencia ha concitado en este Día de la Cruz. Ambientada desde primera hora gracias a la instalación de una barra con bebida y comida en el recinto, avanzada la tarde ha desbordado todas las expectativas y la gente la ha llenado por completo, además de 'derramarse' por las calles adyacentes, que han tenido que ser cortadas al tráfico.

La Policía Local se ha tenido que emplear a fondo en este punto de la ciudad, abarrotado de jóvenes sobre todo. La aglomeración de mile sde jóvenes ha provocado que agentes a caballo entraran en la plaza para ir desalojando a todos aquellos que estaban fuera del recinto de la cruz con barra. Los han ido conduciendo fuera del entorno y un furgón de la Policía Local ha cortado el acceso desde la calle San Jerónimo. No dejan pasar ni a los vecinos.

La actuación de Policía Local está evitando que la plaza de la Universidad acoja un macrobotellón, pero si hay concentraciones de jóvenes, de distintos tamaño, repartidos por otros puntos de la capital para beber en la calle. A las 22.00 horas está previsto que acabe el Día de la Cruz y se empiecen a desmontar barras y altares para dar paso a las tareas de limpieza de las calles.