El plan para desatascar las licencias urbanísticas permitirá ingresar al Ayuntamiento al menos un millón de euros

El plan para desatascar las licencias urbanísticas permitirá ingresar al Ayuntamiento al menos un millón de euros
ALFREDO AGUILAR

La capital recibió más del doble de peticiones de licencias que en 2007, en plena burbuja inmobiliaria

PILAR GARCÍA-TREVIJANO

El Ayuntamiento ha puesto en marcha un plan para desatascar los 345 expedientes urbanísticos pendientes de licencia desde el último cuatrimestre de 2017. La medida contempla que 28 trabajadores– 15 técnicos y 13 administrativos del área de Urbanismo– amplíen su jornada laboral y doblen turnos por las tardes para eliminar el retraso y finalizar el ejercicio de 2018 sin expedientes en proceso de resolución. El plan tendrá buena repercusión en las arcas municipales ya que, de acuerdo con los cálculos de los técnicos municipales, solo un 4,35% de los expedientes a tramitar, es decir unas 14 solicitudes, supondrán unos ingresos de un millón cincuenta y siete mil euros. Los 28 trabajadores abordarán en horario de tarde la tramitación de los expedientes con un coste aproximado de 44.922 euros. Además, los empleados municipales solo percibirán una retribución económica por los expedientes finalizados que cuenten con una resolución definitiva y una tramitación completa.

Con esta medida el equipo de gobierno pretende hacer frente al conflicto sin incumplir el plan de ajuste aprobado en octubre del año pasado, con el objetivo de sanear la economía de la ciudad. Dicho plan obliga a generar 5,5 millones a través del recorte de plazas públicas y reducir el coste de los contratos públicos, por lo que ampliar el personal adscrito al área de Urbanismo no es una opción. El Consistorio señaló que la falta de personal es la principal causa de acumulación de expedientes y denuncia «la herencia del PP y el plan de ajustes que incumplió la formación» durante su mandato como los principales responsables de la reducción que ha sufrido el equipo técnico del área de Urbanismo en los últimos diez años. Las bajas que se han producido en la plantilla se deben en gran medida a la crisis económica que afectó especialmente al sector de la construcción y que mermó los efectivos a menos de la mitad. Así en 2007, el personal técnico contaba con un total de veinte trabajadores frente a los nueve empleados que componen el área en la actualidad. El descenso más significativo se ha producido en el número de arquitectos que ha pasado de ser diez en 2007 a tan sólo dos trabajadores en la actualidad. Del mismo modo, el aumento de las demandas de ocupación, la dedicación de técnicos a la revisión del Plan Especial de Protección y Reforma Interior de los barrios del Albaicín y Sacromonte y las bajas por enfermedad han acuciado el problema.

Pisos turísticos

El 84% de los expedientes son de licencias solicitadas en el presente año 2018, el 16% restante corresponde a solicitudes del último cuatrimestre de 2017. La mayor parte de los permisos son de obra mayor y de licencias de primera ocupación solicitadas por propietarios de viviendas con fines turísticos. En total sesenta alojamientos turísticos han pedido licencias de primera ocupación para adaptarse a la ley. A pesar de que la crisis económica sea una de las principales causas de la falta de personal, el sector de la construcción se ha recuperado y la peticiones de licencia de todo tipo han aumentado de forma considerable. En el caso de las licencias de primera ocupación las solicitudes se han multiplicado por diez. El número de expedientes tramitados hasta en 2017 suman en total 9.170, una cifra significativa en comparación con los 4.481 expedientes tramitados en 2007, año en el que comenzó la crisis.

Distribución por zonas

El centro es la zona más afectada por los planes especiales. De los 345 expedientes acumulados durante el último cuatrimestre de 2017 y los ocho meses de ejercicio actual, la mayor parte prevén actuaciones en la zona centro (54,49%), es decir en suelo urbano del conjunto histórico, Albaicín y Alhambra. Del total de ellas, 75 son de obra mayor y 44 de obra menor. La tramitación de parcelaciones pendientes en esta zona ascienden a cuatro y 65 expedientes solicitan licencias de primera ocupación.

En segundo lugar, el 38,26%, equivalente a 132 licencias, se ubican en suelo no protegido, entendido éste como todo el suelo urbano situado fuera del Conjunto Histórico. Del centenar de solicitudes, 58 son de obra mayor y tan solo nueve de obra menor. En cuanto a la tramitación de parcelaciones pendientes se han registrado 19 y 45 expedientes solicitan licencias de primera ocupación, 35 de ellas sujetas al artículo 13 de Reglamento de Disciplina Urbanística de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Por último, las 25 licencias restantes , el 7,25%, se distribuyen en suelo no urbanizable, que comprende todos los terrenos no urbanos del término municipal. De estas 25 licencias, dos son de obra mayor y 12 de obra menor. La tramitación de parcelaciones pendientes en suelo no urbanizable suman cuatro y tan solo se han registrado siete solicitudes de licencias de primera ocupación. Con esta medida, el concejal de Urbanismo y Medio Ambiente de Granada, Miguel Ángel Fernández Madrid, pretende «desactivar las críticas que los constructores hicieron en su momento». Además el edil ha manifestado su confianza en que esta medida permita estabilizar la relación entre las solicitudes y las concesiones de licencias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos