Siruela publica en un volumen los cuentos de Voltaire y sus obras más conocidas

"Era una máquina de guerra contra el fanatismo y la intolerancia. Estos son los dos puntos fundamentales de su vida y obra", según su editor

EFE | MADRID

El pensamiento lucido e irónico de Voltaire, una de las voces más importantes de La Ilustración y del Siglo de las Luces, también queda patente en toda su obra de ficción, que ha sido reunida por Mauro Armiño, traductor de todos sus cuentos completos en prosa y verso, en un volumen que publica la editorial Siruela.

Así, Francois-Marie Arouet, Voltaire (París,1694-1778), vuelve a estar en las librerías y en el mundo de la ideas con su pensamiento transgresor, porque, como dice Armiño, con la publicación de sus obras, lo más importante "es que se recupera el espíritu Voltaire, es decir, a una persona escéptica, que no se cree nada y que tiene que demostrar que todo está vinculado a la razón y a las luces y que utiliza la ironía como arma fundamental". "Voltaire era una máquina de guerra contra el fanatismo y la intolerancia. Estos son los dos puntos fundamentales de su vida y obra", precisa Armiño. Palabras que demuestran que hoy más que nunca este filosofo francés, que utilizó también sus cuentos para buscar la verdadera esencia del hombre, es más necesario que nunca.

El tomo que ahora sale a la calle, editado por Siruela, reúne todos sus cuentos en prosa y verso, 47 piezas en total, 26 más que en la edición canónica francesa de la Pléiade. "Se trata de cuentos, novelas y otros textos como fábulas, difícilmente clasificables por género, y causa por los que los rechazó la Pléiade. Pero como él llamaba a estos textos cuentos en verso, yo me he ceñido a la narratividad y los he metido", subraya el editor. También quedan recogidos en este volumen sus trabajos más conocidos, como "Cándido o el optimismo", "El ingenio" o "Zadig, o el destino". Todos los textos han quedado limpios, fijados y ajustados al original y, además, incluye obras que en su día fueron censuradas total o parcialmente.

Creador de la prosa moderna francesa

Armiño destaca que literariamente Voltaire crea en los cuentos la prosa moderna francesa. "Su prosa se puede leer y entender hoy en todo el mundo. No es nada barroca. Es muy periodística y hoy podría leerse en 'Le Monde'. Es sencilla, divertida y muy irónica, pero a diferencia de Cervantes, quien también es un maestro de la ironía y la burla pero de forma humana, Voltaire no tiene compasión, Voltaire machaca".

Autor de más de 9.000 páginas, Voltaire imprime en sus cuentos, en una primera etapa, historias para distraer a la aristocracia palaciega, livianas e incluso eróticas. Después muestra su interés por la ciencia y los descubrimientos científicos, y en una tercer momento, tiempo en el que crea 'Cándido' y 'El Ingenio', desata su pluma contra la intolerancia y el fanatismo, "que son sus principales fuentes de batalla, con una prosa nueva y ágil, sirviéndose para ello de su personaje Cándido", prosigue Armiño.

Así, Voltaire, siempre atento a la realidad, utiliza a Cándido para denunciar situaciones o hechos que ocurrían, como lo que sucedió en Lisboa, en aquel terremoto que dejó más de 6.000 muertos, y que a él sirve para fustigar a la iglesia con una reflexión: 'si Dios es el bien cómo puede consentir el mal'. "El era deista, pero puso en duda todo el sistema religioso. Defendía a Dios como ser natural pero al margen de la iglesia", recalca Armiño.

Voltaire fue uno de los encargados de redactar La Enciclopedia, como fuente sustitutiva de la Biblia, junto a D'Alembert, Diderot y Rousseau y sufrió la Inquisición, la persecución y la cárcel, pero también fue un gran juerguista y vividor, aunque su vida privada la guardó celosamente y no se sabe nada, concluye Armiño, traductor también de Proust y Rousseau.

Desde 1968 la Universidad de Oxford está empeñada en la publicación de sus Obras Completas que, de momento, constan de 150 volúmenes.