La Ley Antitabaco reduce la venta de cigarrillos un 4,5% el primer trimestre

El Estado recaudó 1.337 millones por impuestos al tabaco hasta marzo, un 4,1% más que en el mismo periodo del año anterior

EUROPA PRESS | MADRID

Las ventas de cigarrillos disminuyeron un 4,5% en el primer trimestre de 2006, estableciéndose en 984 millones de cajetillas, lastradas por los efectos de la entrada en vigor de la Ley Antitabaco, según datos del Comisionado para el Mercado de Tabaco.

En términos de valor, las ventas de cigarrillos se elevaron a 2.088 millones de euros, lo que significa un descenso del 8% y refleja la guerra de precios que desataron las tabaqueras para afrontar las restricciones de la norma y a la que finalmente el Gobierno puso fin con subidas fiscales.

La recaudación del Estado por las labores de tabaco experimentó hasta marzo un crecimiento del 4,1%, hasta alcanzar 1.337 millones de euros, lo que compensó la disminución de los ingresos del Erario Público por la venta de cajetillas.

En marzo, el volumen de cigarrillos comercializados bajó un 9,3% respecto al mismo mes de 2005, estableciéndose en 402 millones de cajetillas, y la facturación de las tabaqueras se situó en 882 millones de euros, lo que significa una bajada del 6,3%.

El pasado mes de marzo, los ingresos del Estado experimentaron un crecimiento del 22,9% y se elevaron a 451 millones de euros, después de que el Gobierno aprobara subidas de impuestos al tabaco para atajar la proliferación de las marcas baratas de cigarrillos.

Este volumen de recaudación coincide con las previsiones que manejaba el Ministerio de Economía y Hacienda en la memoria del decreto ley del 10 de febrero de impuestos a las labores de tabaco para el supuesto de que las tabaqueras trasladaran la subida enteramente a sus precios. También de acuerdo a esta hipótesis, la tercera subida de impuestos al tabaco aplicada desde el verano desencadenará una reducción anual de la demanda de tabaco del 5,64% y tendrá una repercusión media de tres décimas en el Indice de Precios de Consumo (IPC).

La multinacional estadounidense Philip Morris fue la primera tabaquera en reaccionar a la medida tributaria con un aumento del precio de sus principales marcas, entre la que destacó la subida de 40 céntimos de su emblemática marca Marlboro.

Altadis fue la segunda en secundar esta estrategia comercial, y British American Tobacco (BAT), Japan Tobacco International (JTI) y Gallaher siguieron su estela, que acabó con la guerra de precios que emprendieron las multinacionales para contrarrestar las subidas fiscales y los efectos de la Ley Antitabaco.

Objetivos sanitarios

Antes de que se aprobara la Ley de Prevención del Tabaquismo, los responsables del Ministerio de Sanidad y Consumo aventuraron un descenso del consumo de tabaco en este año, tanto por su entrada en vigor como por las medidas fiscales que ya preveía aplicar el Ejecutivo para avanzar en su lucha contra el tabaquismo.

Los datos de ventas de cigarrillos en lo que va de 2006 parecen avalar la consecución de este objetivo, después de que en el conjunto de 2005, las ventas de cigarrillos bajaran un 0,6% respecto al año anterior, lo que supuso la primera caída registrada en cinco años.

Hasta entonces, se habían experimentado aumentos en las ventas anuales de cigarrillos (un 1,9% en 2000, un 2,7% en 2001, un 0,8% en 2002, un 1,9% en 2003 y un 1% en 2004).