La telefonía móvil virtual en España empieza a despegar

El mayor problema con el que se encuentran los futuros operadores es la fuerte competencia en el mercado

EFE | MADRID

Mientras las operadoras de telefonía móvil ganan tiempo con un recurso contra la resolución de la CMT que abre la puerta a los operadores móviles virtuales, algunas empresas se preparan ante el nuevo negocio y un numeroso grupo comienza a tantear las posibilidades de este subsector.

La decisión de la CMT de obligar a las operadoras de red a abrir sus infraestructuras a los llamados "operadores móviles virtuales", los que no tienen red, y a negociar con ellos un acuerdo, ha hecho que muchas de ellas se acerquen a los Telefónica Móviles, Vodafone y Amena para explorar las posibilidades.

La decisión de las tres operadoras de acudir a la Audiencia Nacional con un recurso contencioso administrativo no ha paralizado el movimiento del sector, que considera que la figura de los operadores móviles virtuales en España es ya imparable. En los últimos días, la consultora Delaware ha anunciado la creación de una división para ofrecer su apoyo a las empresas interesadas en este nuevo mercado.

El director comercial del grupo Delaware, José Alba, y el gerente, Mario García Canfrán, señalaron a EFE que ayudarán a las empresas a definir su plan estratégico, el plan comercial y el tecnológico. Se trata, explicó Alba, de asesorar desde la tramitación de la solicitud de título habilitante ante la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, a la negociación con los operadores de red. También ofrecerá servicios de outsoucing (subcontratación) si así lo desean.

La experiencia del grupo como integrador asegura un rápido lanzamiento del servicio, que estimó entre tres y seis meses, desde el acuerdo con el operador. España parte con la experiencia de otros países como Dinamarca, donde la imposición de tarifas por parte del regulador desató una guerra de precios y una paralización de inversiones, que ha concluido con una fuerte concentración del sector.

El mayor problema con el que se encuentran los futuros operadores es la fuerte competencia en el mercado y la gran subvención de los terminales como fórmula de fidelización del cliente. Delaware estima que los virtuales deberán entrar en el mercado con una diferenciación con los operadores actuales para poder hacerse un hueco.

Otro sector interesado, dijeron, es el de la distribución y consumo, que ya cuenta con marcas e importantes redes comerciales, y que en la actualidad ya realiza labores de venta de servicios de telecomunicaciones. Importantes operadores de contenidos, los llamados Media, que en los últimos meses han despegado fuertemente en el sector de la telefonía móvil han mostrado su interés por la telefonía móvil virtual.

El cuarto grupo, señalaron, es el de los servicios financieros con todas las posibilidades que se están desarrollando en torno a los medios de pago por móvil. Explicaron que estamos en una fase en la que las empresas buscan asesoramiento sobre las posibilidades del nuevo negocio y esperan a que se clarifiquen los puntos de la negociación antes de tomar una decisión. Se trata de un mercado nuevo que va a mover mucho dinero y que va a crear empleo, dijeron.