El consejero delegado de Iberdrola defiende la ampliación de las funciones de la CNE

"Apoyo las medidas porque soy español, y lo que haga el Gobierno en defensa de los intereses de los ciudadanos me parece bien", asevera

EUROPA PRESS | BILBAO

El consejero delegado de Iberdrola, Ignacio Sánchez-Galán, ha afirmado hoy que el Gobierno ha tenido "buen criterio" al ampliar la función 14 de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) que le permite supervisar la oferta pública de adquisición (OPA) de E.ON sobre Endesa, ya que antes era "asimétrica", al no poder examinar operaciones de empresas extranjeras o de fuera del sector eléctrico.

Sánchez-Galán, quien ha hecho estas declaraciones en la rueda de prensa previa a la junta general de accionistas de la eléctrica, que se celebra mañana en Bilbao, ha afirmado que la modificación introducida era necesaria. "Apoyo las medidas porque soy español, y lo que haga el Gobierno en defensa de los intereses de los ciudadanos me parece bien". A modo de anécdota, ha explicado que, en el pasado, Iberdrola no pudo entrar en un pueblo de La Rioja con 200 puntos de suministro porque podría suponer una concentración de mercado, mientras que si hubieran sido otros (en alusión a una empresa extranjera, que antes no debía pasar por el tamiz de la CNE) los que compraran 10 millones de clientes, no pasaba nada".

En este sentido ha subrayado, al igual que el presidente de la compañía, Iñigo de Oriol, quien mañana celebra su última junta como máximo responsable de la empresa, que el sector eléctrico tiene una importancia estratégica, ya que "no estamos hablando de naranjas o neumáticos". "Sin electricidad se paraliza un país, y sin comunicaciones no", ha afirmado De Oriol, subrayando el carácter de "motor de crecimiento" de la electricidad en un país. Para los máximos responsables de Iberdrola, no existen "las mismas reglas de juego" entre los países y las empresas del sector en Europa. "No se puede hablar de mercado único europeo con un 3% de interconexiones; será una realidad cuando exista la capacidad de llevar electricidad de Cádiz a Budapest", ha manifestado De Oriol. En consecuencia, ha reclamado para el continente una "regulación similar y unas retribuciones iguales" para las empresas que operan en el sector.

Sobre la oferta pública de adquisición de la alemana E.ON sobre Endesa, Galán ha afirmado que su empresa es un "sujeto pasivo" y que no se pronuncia al respecto, aunque ha criticado que desde las primeras directivas europeas para la liberalización de los mercados en 1989, "sólo España e Inglaterra han liberalizado totalmente sus mercados, y en otros países hay empresas con el 97% de la cuota y no pasa nada". Así, el futuro presidente de Iberdrola ha enumerado los factores clave para un mercado único energético europeo, como son la estructura del capital de las empresas, las reglas de juego que rigen sus actuaciones, que deben ser las mismas y "el nivel de influencia política en sus decisiones".

Sánchez-Galán ha subrayado que "tres empresas de dos países controlan el 50% del mercado, y aquí se hacen desinversiones", en referencia a las que tendría que hacer Gas Natural en caso de unirse a Endesa para evitar el control de mercado.