Descubiertas seis estatuas de la diosa Sejmet en Luxor

Las diosas están esculpidas en granito negro y aparecen sentadas sobre un trono portando en su mano izquierda la llave de la vida

EFE | EL CAIRO

Un equipo de arqueólogos egipcio-alemán ha descubierto seis estatuas de granito de la diosa faraónica de la guerra, Sejmet, durante unos trabajos de restauración en el templo de Amenofis III, en el oeste de la ciudad monumental de Luxor.

El secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades (CSA), Zahi Hawas, explicó hoy que las diosas, halladas en una cámara oculta del templo, situado en la zona de Kom al Hitan, en la rivera oeste del Nilo, están esculpidas en granito negro y aparecen sentadas sobre un trono y portan en su mano izquierda la llave de la vida, según un comunicado del CSA.

Hawas añadió que tres de las seis estatuas se encuentran en muy buen estado de conservación y precisó que esta es la séptima cámara oculta encontrada por el equipo arqueológico conjunto desde que comenzaron las labores de restauración del templo de Amenofis II, que data de hace más de 3.400 años.

El director de la misión, Hourig Surouzian, aseguró que tres de las estatuas están completas, la cuarta aún tiene una parte enterrada y que de las otras dos sólo se ha encontrado algunas partes. Añadió que los restos encontrados de las últimas dos estatuas podrían coincidir con parte encontradas el año pasado por la expedición.

Situado en la orilla occidental del río Nilo, no lejos del Valle de los Reyes, el templo fúnebre de Amenofis III estaba compuesto por tres patios, un peristilo, una sala hipóstila y un santuario, con una longitud total de quinientos metros.

Sejmet, diosa guerrera enviada por el dios Ra para castigar a los hombres por dejar de rendirle culto, era también portadora de epidemias y enfermedades, aunque, a la vez, ayudaba a sanarlas. Parece ser esa la razón por la que Amenofisis III mandó construir 600 estatuas de la diosa que fueron colocadas en el templo de Mut en Karnak, también en Luxor, para curarse de una enfermedad de la que falleció poco tiempo después.