El clérigo islámico Hamza al-Masri dice que quiere ver un califa en la Casa Blanca

Declara ante el tribunal que le juzga en Londres por terrorismo que Hitler fue enviado al mundo porque los judíos son blasfemos y sucios

REUTERS | LONDRES

El clérigo islámico Abu Hamza al-Masri ha declarado hoy a lo largo de la vista en la que se le juzga por incitar al terrorismo que quiere ver sentado a un califa en la Casa Blanca, y que Hitler fue enviado al mundo porque los judíos son blasfemos y sucios. Hamza, de 47 años, es la figura islámica más prominente que ha sido procesada en Gran Bretaña con los cargos de incitación al asesinato y al odio racial desde el 11 de septiembre de 2001, cuando se produjeron los atentados de Al Qaeda contra Washington y Nueva York.

Su caso suscita un gran interés desde los atentados que el pasado 7 de julio de 2005 causaron 52 muertos en Londres, y el fiscal, David Perry, ha declarado que el clérigo egipcio ha usado el espacio público de la mezquita de Finsbury Park en el norte de Londres, así como otros privados, para incitar a los fieles musulmanes a asesinar a los que no profesen la religión islámica. "La acusación puede resumirse, en una palabra, en que el jeque Abu Hamza ha lanzado sermones incitando al asesinato y al odio racial", manifestaba Perry ante el tribunal de Old Bailey. "Hizo llamamientos para lograr un mundo dominado por un califa que se siente en la Casa Blanca".

"En otra de sus lecturas, acusa a los judíos de ser blasfemos, sucios y traidores, y declara que a causa de ello Hitler fue enviado al mundo". Hamza se enfrenta a nueve cargos incluyendo los de uso de espacios públicos para promover el odio racial y el asesinato de judíos. También se le acusa de amenazas, abusos e insultos en el mismo sentido, aunque Hamza ha negado todos los cargos.

Los cargos hacen referencia a nueve vídeos encontrados cuando Hamza fue arrestado el 27 de mayo de 2004, ocho de ellos encontrados en su casa y uno en otra dirección, de entre 2.700 cintas de audio y 570 de vídeo. La primera de ellas data de una reunión privada en Whitechapel (este de Londres), en 1997 ó 1998. "El acusado dice que los musulmanes que viven en este país están viviendo en una letrina, y que viven como animales", continuaba Perry, y "llamaba a su audiencia a sacrificarse para establecer el califato".

Los árabes que acepten a Israel son objetivos legítimos del terrorismo

También se halló a Hamza en posesión de 'La enciclopedia de la Yihad afgana', que consta de diez volúmenes y que consiste en "un manual para asistir a cualquier que quiera involucrarse en la preparación de actos terroristas". El manual explica además cómo preparar explosivos y da detalles minuciosos sobre distintos métodos para asesinar. Perry ha declarado al jurado que podrían oír cómo Hamza habla a sus seguidores que su "deber religioso es luchar por la causa de Dios, Alá".

El fiscal ha añadido que Hamza dejaba claro con frecuencia que los líderes de países árabes que establecieran relaciones amistosas con Israel eran objetivos legítimos para sufrir los atentados terroristas, y que solía criticar que Arabia Saudí "ha sido saqueada por una familia maligna", en referencia a la monarquía saudí. Aunque "la verdadera razón de que critique a este país es porque se halla vinculado diplómaticamente a Estados Unidos y a Europa", concluía Perry. De ser hallado culpable, Hamza, que ha perdido ambas manos y un ojo, se enfrenta a una pena máxima de cadena perpetua. Se espera que el juicio se prolongue a lo largo de tres meses.