El PP, pendiente del VAR

La sentencia que obliga a repetir el XIV congreso trastoca a Sebastián Pérez el arranque del curso político. Mañana lunes, el presidente provincial reunirá a sus órganos de gobierno, incluida la junta directiva. No se adoptarán acuerdos, sólo se dará cuenta del nuevo escenario. La intención de la dirección actual es no cambiar nada hasta que el fallo sea firme, aunque Madrid quiere solucionar pronto esta crisis

QUICO CHIRINO

El lunes 9 de julio el Juzgado de Primera Instancia número 7 de Granada celebró el juicio por la demanda que la candidatura de Juan García Montero presentó contra la convocatoria y organización del XIV congreso provincial del PP, en el que Sebastián Pérez resultó reelegido presidente por cuarta vez consecutiva. El pasado lunes -comienzo simbólico del curso político- se notificó la sentencia, firmada dos días antes -el sábado 1 de septiembre-. No se puede decir que el resultado sorprendiera a Sebastián Pérez y a su entorno, que durante el verano ya pronosticaban un fallo similar. El presidente y candidato a la alcaldía de la capital, según dijo a los suyos, lo tenía hablado tanto con la dirección regional como con la nacional.

El lunes se encontraba en la sede una amplia representación de dirigentes y cargos públicos populares. La noticia trascendió cuando Sebastián Pérez estaba reunido con el grupo de diputados provinciales. El mensaje que trasladó fue de tranquilidad. Nada se mueve hasta 2022, fecha en la que -salvo excepción política o judicial- tocaría el siguiente cónclave.

Pero sí han cambian algunas cosas. Entre otros motivos, porque el partido -a ningún nivel- ha pasado por una situación idéntica a la que aquí se presume ni sabe cómo resolverla. Existe un precedente similar en Gijón, donde primero hubo que repetir el congreso y después se impugnó nuevamente el extraordinario. Pero en el caso de Granada hay una notable diferencia: el demandante ya ha anunciado que pretende solicitar la ejecución provisional de la sentencia aunque sea recurrida. ¿Qué pasará en ese momento?

El fallo obliga a celebrar de nuevo la junta directiva del 3 de abril en la que se aprobó -por 174 votos a favor, 15 en contra y tres abstenciones- la convocatoria del XIV congreso. El demandante puede pedir que se aplique la resolución antes de que se pronuncie la Audiencia y sería el mismo magistrado de primera instancia el que determinase cómo proceder.

Juan García Montero calcula que habría que celebrar un nuevo congreso en el mes de diciembre, mientras que la dirección actual -la cuestionada- alberga la posibilidad de que el juez no acceda por el daño irreparable que conllevaría de prosperar el recurso. No sólo el coste de un cónclave extraordinario, sino que la nueva cúpula sería también la encargada, entre otras cosas, de proponer las próximas listas electorales.

También se podría hacer esta misma lectura pero a la inversa.

A la espera de Madrid

Sebastián Pérez ha citado mañana a los principales órganos internos: el consejo de dirección, la coordinación en la capital y en la provincia y, por la tarde, a la junta directiva; el más numeroso, con trescientos militantes. No se adoptará ni votará ninguna propuesta. Al menos, así está previsto. Hablarán el propio presidente provincial y su número dos, Pablo García, aludido en varias ocasiones en la sentencia. Expondrán los argumentos para el recurso, que pasan por rebatir que la candidatura de García Montero no dispusiera de la documentación de la junta directiva en tiempo y forma; justificar por qué se eximió de estar al corriente de las cuotas para participar en el proceso -se ha hecho otras veces y lo pidieron los demandantes-; e intentar desmentir que el equipo de Sebastián Pérez manejara con ventaja los censos. En la sentencia se mencionan unos correos electrónicos dirigidos a afiliados que son atribuidos a Pérez y que, según la dirección, partieron de la otra candidatura. Esto es lo que se contará mañana.

Sebastián Pérez pretende que su comparecencia interna esté avalada con la presencia de miembros de la dirección nacional o regional. En su momento, Juan García Montero apeló sin éxito tanto al comité de garantías andaluz como a Génova para intentar suspender el congreso. Implícitamente, avalaron el proceso ahora anulado por la sentencia en primera instancia.

La dirección granadina ha intentado que asista a la junta directiva de mañana el vicesecretario de Política Social y Sectorial del PP, Javier Maroto. Tras conocerse la sentencia se han producido contactos, al menos, con el número dos de Pablo Casado, Teodoro García; con el presidente del PP-A, Juanma Moreno; y con la secretaria andaluza, Loles López. Moreno ya ha manifestación la necesidad de esperar a que el fallo sea firme. Poco le conviene abrir un frente interno de este calibre a las puertas de un hipotético adelanto electoral. Más cauta ha sido de momento la dirección nacional, que internamente ha advertido de la necesidad de resolver la situación lo antes posible. Sobre todo porque Sebastián Pérez es también el candidato en la capital y la incertidumbre que abre esta sentencia sólo puede perjudicarle.

Tampoco hay olvidar que el partido acaba de salir de un congreso nacional del que todavía no han cicatrizado todas las heridas. Y que, a nivel provincial, supuso que lo que hasta entonces había sido un solo entorno del presidente Sebastián Pérez se dividiera entre distintas opciones.

Todo se resolverá en el VAR.

Fotos

Vídeos