Pelarse en una joya arquitectónica

Asun da un retoquito a Juan Antonio y Paloma, los arquitectos que han convertido esta peluquería en espacio premiado./JORGE PASTOR
Asun da un retoquito a Juan Antonio y Paloma, los arquitectos que han convertido esta peluquería en espacio premiado. / JORGE PASTOR

La propuesta de estos dos jóvenes arquitectos granadinos, ganadora de este prestigioso certamen internacional al que se presentaron 561 estudios

Jorge Pastor
JORGE PASTORGranada

Cuando los clientes entran a la peluquería de Asun Torres, en la avenida de Dílar, saben que van a salir guapos y lozanos. Muchos años y mucha profesionalidad garantizan los resultados. Pero también se disponen a vivir una experiencia cuanto menos singular. Este centro de belleza, su diseño, acaba de recibir el Premio Arquia Próxima, al que el año pasado se postulaban 561 equipos de España y Portugal que presentaron en total 1.183 proyectos. Asun Torres está contenta porque las cosas le van bien y porque aquel bajo desbastado de 135 metros cuadrados que eligió hace dos años y medio para abrir su negocio se ha convertido en una joyita. Y los arquitectos granadinos Paloma Baquero y Juan Antonio Serrano, 34 años ella y 35 él, están doblemente contentos por el galardón, un espaldarazo para su estudio ubicado en una de las torres de la iglesia de la Magdalena, y porque han convertido aquel encargo de Asun de «sólo quiero que hagáis algo diferente» en un premio internacional de arquitectura.

Son los réditos de apostar por el talento –Serrano yVaquero ya han estado tanto en la Bienal de Venecia como en la Bienal Española de Arquitectura– y por el riesgo. El reto no era sencillo. Proyectar en una finca de estas características tenía muchos condicionantes. Y en este punto es cuando entra en escena un señor ruso que se llama Aleksandr Rou, director de la película 'El reino de los espejos curvados' (1963), interpretada por la simpar Olga Yukina en el papel de Olya. La cinta va de un país cuyo rey era el único que tenía un espejo plano, mientras que el resto de los súbditos lo tenían curvo. El monarca era, por tanto, el único que observaba la realidad tal como era, mientras que el pueblo la veía distorsionada: los guapos eran feos (y viceversa), los altos eran bajos (y viceversa) y los ricos eran pobres (y viceversa).

Según Juan Antonio Serrano, «el protagonismo principal lo tienen unos cincuenta metros cuadrados de espejos planos, cóncavos y convexos con los que no sólo logramos la sensación de duplicar el espacio, sino que los usuarios, que siguen el itinerario de una pasarela negra pintada en el suelo, se ven reflejados de diferentes maneras, como el filme de Rou». «Incluso en algún momento pueden atravesarlo», agrega Serrano, para acceder a la habitación de lavado de pelo. Esta dependencia, al igual que la zona de pelucas, la recepción, los aseos y el almacén, están revestidas de terciopelo negro con el que se consigue el efecto contrario, que todo parezca más pequeño y más íntimo. «Respecto al resto del inmueble –explica Paloma Baquero– lo dejamos tal y como nos lo encontramos, con la estructura del techo visto y los cerramientos de ladrillo pintados de blanco, y las instalaciones del agua y la climatización con una lámina de pintura de espejo similar a la que se emplea cuando se tunean los coches». También derribaron el muro que da a la calle para poner un gran paño de vidrio para que entrara mucha luz natural y para que todo el local se convirtiera en un gran escaparate.

Si las paredes hablasen

El jurado del Premio Arquia Próxima no sólo ha reconocido a Paloma Baquero y Juan Antonio Serrano por este trabajo, titulado 'Si estas paredes hablasen', sino por todos los presentados en convocatorias anteriores, «todos ellos de una excelente calidad y capacidad de experimentación». «En el caso de esta reforma –recoge el fallo–, la pequeña escala o la modestia del encargo no impiden la búsqueda de una narrativa capaz de transformar un lugar que, cumpliendo las funciones requeridas, ofrece una experiencia distinta a la asociada comúnmente a este tipo de actividades». «Los autores generan en el visitante diferentes sensaciones de su posición y la imagen reflejada que obtiene en cada momento de sí mismo y del entorno».

Juan Antonio Serrano y Paloma Baquero se licenciaron en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Granada. Los dos tienen también el Máster en Proyectos Arquitectónicos Avanzados por la Universidad Politécnica de Madrid. El 2010 fundaron el estudio Serrano+Baquero. Han trabajado en ámbitos muy variados como el urbanismo y el paisaje o el interiorismo y la investigación. «Para nosotros la arquitectura supone una magnífica herramienta para ampliar el conocimiento del ámbito donde intervenimos», aseguran. «Prestamos gran atención a lo existente, explorando las situaciones que nos rodean y que rodean a cada escenario, tratando de realizar acciones en continuidad con lo hallado que permitan una lectura coherente», dicen Serrano y Baquero.

«Me gusta lo diferente y les encargué algo diferente»

En la peluquería de Asun Torres, en el barrio del Zaidín, la actividad es constante desde que suben la persiana hasta que la bajan. No para de entrar gente. Los clientes habituales –hombres y mujeres– y también los que pasan sólo para ver el diseño. «A mí me gusta lo diferente y yo sólo les pedí que este centro de estética fuera diferente», comenta Asun, quien recurrió a Paloma y Juan Antonio por recomendación de su madre tras una intervención que estos dos jóvenes arquitectos granadinos hicieron en la fachada de un local en la calle Navas de la capital.