El Palacio de los Córdova: solemne testigo de la historia de Granada

El Palacio de los Córdova: solemne testigo de la historia de Granada
PEPE MARÍN

Encontramos esta belleza arquitectónica en la Cuesta del Chapiz, a dónde fue trasladada en el año 1965, a partir de los materiales del edificio original, ubicado en la desaparecida calle de la Sierpe

A.O.

El Palacio de los Córdova, anteriormente ubicado en la confluencia de la desaparecida calle de la Sierpe con la plaza de las Descalzas, es uno de los edificios más imponentes de la ciudad de Granada. Actualmente, encontramos esta belleza arquitectónica en la Cuesta del Chapiz, a dónde fue trasladada en el año 1960, a partir de los materiales originales que se conservaban.

Más joyas de Granada

Historia

La construcción del Palacio fue ordenada en 1530, en unos solares pertenecientes a la viuda de Don Álvaro de Bazán. La orden de construcción fue dada por Don Luis Fernández de Córdova, Alférez Mayor de Granada, quien estaba casado con Doña Francisca de Córdova (de ahí que en distintos lugares del edificio aparezcan las iniciales «L y F»).

Pero no fue éste su único dueño ni la Plaza de las Descalzas su única ubicación, ya que el Palacio fue abandonado por sus propietarios y adquirido, en 1919 por el empresario Ricardo Martín Flores, tras pasar por distintas manos. Aunque el nuevo dueño del Palacio derribó el edificio para construir el Teatro Gran Capitán, decidió guardar en una finca los restos histórico-artísticos, a raíz de las protestas que se produjeron por el derribo. De esta forma, Martín Flores trasladó los restos a la finca «Villa María», en el Camino de Pulianas, donde incluso creó un museo con las piezas artísticas del Palacio de los Córdova.

Fue el duque de Montellano, casado con una descendiente de los Fernández de Córdova, quien decidió levantar el palacio en su ubicación actual, en el año 1965, con la ayuda del ayuntamiento y del arquitecto Álvarez de Toledo, basándose en los planos del arqueólogo e historiador Manuel Gómez Moreno y utilizando los materiales que acertadamente guardó Ricardo Martín. Al parecer, ante la posibilidad de que los restos fueran a parar a Córdoba, el alcalde Don Manuel Sola convenció al Duque de Montellano para que reconstruyese el edificio, aportando 100.000 pesetas.

Años más tarde, en 1983, el Ayuntamiento adquirió el Palacio de los Córdova, permitiendo la instalación del Archivo Municipal y destinando sus salas y jardines para celebraciones y reuniones protocolarias.

El edificio

El Palacio de los Córdova es un edifico que reúne distintas corrientes artísticas, empezando por su portada renacentista y continuando por su atrio interior, realizado con elementos góticos y los techos de artesonado mudéjar. De entre todos los elementos que encontramos en este magnífico palacio, destacan su portada manierista, realizada en 1592, el patio peristilado y las armaduras de lazo y alfarjes de las habitaciones interiores.

Al Palacio se accede desde la Cuesta del Chapiz, por una puerta que comunica con un patio de empedrado granadino, bordeado de cipreses y con fuente en el centro. Unos arcos de ladrillo delimitan una segunda plaza, marcando el camino hacia la puerta principal A la derecha, encontramos la típica huerta granadina y a la izquierda dos paseos: «el romántico» y el «de laurel».

Tiene un amplio zaguán, por donde se accede a un patio, desde donde se abren los salones destinados a reuniones y comidas protocolarias.

Archivo histórico

En el Archivo encontramos la documentación derivada de la gestión de los servicios a la Ciudad, a partir del año 1492, aunque encontramos algunos documentos de fechas anteriores.

«Las Capitulaciones de Granada» es el documento más importante que alberga el Archivo, aunque también encontramos documentos de personajes célebres, como el manuscrito de «Los gnomos de la Alhambra» de Zorrilla, cartas de Manuel de Falla, cartas y dibujos de Federico García Lorca o dibujos y cerámicas decoradas por Manuel Ángeles Ortiz.

Curiosidades

Tras la adquisición del Palacio por parte del Ayuntamiento, se realizó en el Palacio la «Exposición de Arte Mudéjar», inaugurada por SS.MM. los Reyes Don Juan Carlos I y Doña Sofía. Se da la circunstancia de que el salón comedor procede del antiguo palacio que poseía la familia en Madrid, que sirvió de residencia a Don Juan Carlos I, entonces Príncipe de Asturias, durante los años en los que estuvo en la Universidad. Al inaugurar la exposición, Su Majestad reconoció el salón y dijo extrañado: «yo he comido aquí».

Leyenda de la fuente del amor eterno

El Palacio de los Córdova, como la muchos de los rincones de Granada, guarda entre sus muros una leyenda romántica. Se trata de la historia de amor entre un joven mercader napolitano llamado Gaspar de Facco y una bella granadina llamada Elvira Padilla, que pasaba las tardes junto a una hermosa fuente esperando la llegada del amor eterno.

Cuando su mirada se cruzó con la del apuesto Gaspar, decidieron escapar juntos, pero el padre de Elvira consiguió apresarles, matando al mercader y condenando a su hija a pasar el resto de su vida en el convento de las Comendadoras de Santiago. Muchas parejas conocedoras de esta leyenda acuden a la fuente, situada en el Palacio de los Córdova, para prometerse amor eterno. Actualmente, además, la fuente es testigo de numerosos enlaces matrimoniales que se celebran en los jardines del Palacio.

Visitas

Actualmente se puede visitar el exterior, zaguán de entrada y patio interior.

Horario de invierno (del 15 de octubre al 31 de marzo): de lunes a viernes, de 10:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 18:00 horas. Sábados, domingos y festivos de 10:00 a 18:00 horas (sólo exteriores).

Horario de verano (del 1 de abril al 14 de octubre): de lunes a viernes, de 10:00 a 1.4:00 horas y de 18:00 a 20:00 horas. Sábados, domingos y festivos, de 10:00 a 20:00 horas