El olivar granadino, el sector más castigado por la sequía.