El nuevo radar móvil que ya usa la Policía Local de Granada: «el más avanzado y compacto del mundo»

El nuevo radar móvil que ya usa la Policía Local de Granada: «el más avanzado y compacto del mundo»
@POLICIA_GRANADA

Cualquier vehículo policial puede realizar controles de velocidad con este dispositivo,

ÁLVARO LÓPEZ

Los excesos de velocidad costarán caro en Granada. Desde ahora no será sencillo salir impunes de haber pisado de más el acelerador, porque la Policía Local se ha equipado con un nuevo radar móvil considerado como el «más avanzado y compacto del mundo». Llamado 'TruCAM', su nivel de precisión es tal que los conductores deben ser mucho más cautos al volante.

Fuentes policiales confirman a Ideal que el cuerpo cuenta ya con dos de estos radares recientemente adquiridos. Su utilidad está fuera de toda duda sobre todo porque pueden ser instalados en cualquiera de los vehículos oficiales o camuflados con los que cuentan los agentes. No en vano, el radar 'TruCAM' es móvil y puede encontrarse en casi cualquier sitio.

Otros avisos de la Policía Local

Sus características

Se considera el dispositivo de este tipo «más avanzado y compacto del mundo» entre otros motivos porque pesa aproximadamente un kilo, tiene un tamaño muy reducido y puede ser colocado en un trípode oculto para medir los excesos de velocidad. Este cinemómetro cuenta con la tecnología más vanguardista para ser infalible. Su batería dura 8 horas sin problema haciendo uso de un láser capaz de detectar cuándo un conductor pisa demasiado el acelerador en el casco urbano de Granada.

Límites y multas

Pasarse de los límites establecidos en ciudad puede llegar a ser delito si el exceso es desproporcionado. No obstante, el límite que establece el Reglamento de Circulación en ciudad, por norma general, es de 50 kilómetros por hora. Pero en Granada hay zonas de 30 como máximo. En estos casos, exceder en 20 los kilómetros por hora supone una multa de 100 euros.

Esa sanción se va incrementando paulatinamente conforme el exceso va superando otros 20 kilómetros por hora por encima del máximo permitido. La sanción máxima supone 600 euros de multa y la pérdida de 6 puntos del carnet. Según el Código Penal, circular a 60 kilómetros por hora en una ciudad puede ser considerado como un delito. Aunque se trataría de una aplicación muy estricta de la ley.