La nueva fase de Santa Adela vuelve a retrasarse y no estará lista hasta marzo

La nueva fase de Santa Adela crece al fondo entre las edificaciones antiguas. /Alfredo Aguilar
La nueva fase de Santa Adela crece al fondo entre las edificaciones antiguas. / Alfredo Aguilar

La empresa encargada de la construcción asegura que no existirá esta demora, pero los técnicos de Urbanismo ven «imposible» entrar a las casas en febrero

Antonio Sánchez
ANTONIO SÁNCHEZ

La primera subfase de la tercera fase de la remodelación del barrio de Santa Adela no estará lista hasta el mes de marzo, según informaron ayer en la comisión de Urbanismo los técnicos del área. La construcción de 128 viviendas de nueva planta continúa a buen ritmo, pero los funcionarios municipales aseguraron ayer que es «imposible» que la obra pueda estar lista para el mes de febrero, aunque la empresa «quiere acabar el 15 de enero».

Este nuevo retraso no llega por ningún problema extraordinario. El área de Urbanismo detalló ayer que el plazo de 14 meses ofertado por la empresa a la que se le adjudicó la obra es complicado de cumplir «porque esa obra en 14 meses no se puede hacer», a pesar de que fue el tiempo que la concesionaria ofreció para la ejecución de los trabajos.

Los técnicos explicaron que la empresa «lo está poniendo todo» para que se cumplan los plazos y aunque «la obra va bien» los tiempos «se nos están yendo». El retraso se suma a las seis semanas que se asumieron en la primavera pasada cuando las lluvias y un problema con una de las máquinas obligaron a aumentar en mes y medio el plazo de ejecución de la obra, algo que ya provocó que el consistorio le impusiera una sanción a la empresa adjudicataria, que ha asumido 16.000 euros de multa por no cumplir los plazos.

La portavoz de los vecinos de Santa Adela, Mari Carmen Ariza, agradeció ayer el detalle con el que se está informando de los avances a los grupos municipales y a los vecinos, pero en paralelo solicitó ayer que la nueva subfase de la tercera fase de la barriada zaidinera no caiga en el olvido para que en los próximos meses pueda quedar escrita la fórmula que se usará para pagar la nueva construcción. La actual es fruto de un convenio entre Gobierno central, Junta de Andalucía y Ayuntamiento y cuenta con 12,33 millones de euros de fondos. Las dos primeras fases del plan de rehabilitación fueron desarrolladas anteriormente por el Consistorio, con la demolición de bloques en mal estado y la construcción de 406 viviendas.