«La música, como la Navidad, logra entrar en el corazón de las gentes»

Sánchez Ruzafa, en los días previos a la Navidad, mientras dirigía uno de los ensayos de la Banda Municipal de Música./J. E. GÓMEZ
Sánchez Ruzafa, en los días previos a la Navidad, mientras dirigía uno de los ensayos de la Banda Municipal de Música. / J. E. GÓMEZ

Entrevista a Miguel Sánchez Ruzafa, director de la Banda Municipal de Música de Granada

Juan Enrique Gómez
JUAN ENRIQUE GÓMEZGRANADA

No olvida sus días de infancia en la localidad de Sax, en Alicante, donde ha pasado la Navidad, como hace siempre. El director de la Banda Municipal de Música de Granada, de la Orquesta Ciudad de la Alhambra, de su querido 'Coro Clásico' y tantos otros proyectos musicales, Miguel Sánchez Ruzafa, es un hombre reconoce el valor de la familia, la fraternidad y el sentimiento de amor de estas fechas que ya terminan.

-¿Qué significa la Navidad para Sánchez Ruzafa?

-Las Navidades, como la mayoría de las cosas en el mundo, tienen fases: la de niño, alegría, comidas especiales, vacaciones, ilusión... Pero la verdadera Navidad es el 'Nacimiento', el recuerdo de aquellos que nos formaron, educaron y esa noche no estaban sentados a la mesa. Es la evocación de nuestro pasado, vital para el presente y camino para el futuro. La Navidad es amor y entrega a los demás sin esperar nada a cambio.

Espero que 2019 traiga cordura para afrontar los retos que imponen los nuevos tiempos

-Nació en Alicante, ¿dónde pasó las navidades de su infancia?

-Sí, nací en Sax Alicante. En ese pequeño rincón, junto al humo de una chimenea, pasé y he pasado la Navidad allí, como siempre. Allí tengo el recuerdo de mi 'Consuelo', mi madre, y disfruto de la festividad, con mi mujer, Maribel, que cada día me soporta, y de mis hijos, Miguel y Ana, Me siento orgulloso de mi familia.

-¿Tiene un recuerdo especial de aquella época, en su familia se vivía de forma especial estas fechas?

- Como en la mayoría de las casas en aquellos tiempos, una pandereta, una botella de anís y un tenedor para cantar villancicos... y muchas ganas de vivir la fiesta en familia

-¿Había música en la Navidad de su infancia?

-No de una forma especial, pero vivía un sentimiento profundo. Era cantar para evocar el milagro de la vida; sonreír para volver a la niñez; sentir la mirada, las manos, la alegría del reencuentro de lo físico a lo espiritual. Incrementemos la sensibilidad, lo espiritual, recordar con gratitud a los Cirineos que Dios nos manda para llevar el peso de la injusticia. Creo que Dios es sabio. Rezar para que todas esas sensaciones estén presentes a lo largo de cada uno de los días que Dios nos permita vivir.

Quiero que sea posible vivir la Música en todas sus manifestaciones
Vivir Granada, que junto con ese pequeño pedazo de tierra que es Sax, han formado y forman mi vida diariamente. Feliz Año Nuevo a todos y un abrazo enorme a los granadinos. Gracias Granada, os quiero.

-¿Hubo alguna circunstancia o algún regalo navideño que le marcase de forma singular en su infancia?

-En realidad el regalo era estar juntos, porque fue una época de escasez y cualquier dulce ya era un regalo en sí mismo.

-¿Cómo es que se decantó por la música?

-La música era algo que estaba presente en el seno de mi familia, sobre todo por parte de mi madre. Ha habido otros músicos en mi familia. Fue mi madrina, a la que llamábamos 'la tía Lola', la que me puso en el camino para amar la música.

-¿Qué supone para usted vivir en Granada, es una ciudad que artísticamente marca?

-Es enriquecedor. Vivir en Granada, donde históricamente la cultura se fundamenta en la convivencia y el mestizaje de distintos pueblos y costumbres, contagia y provoca que poco a poco te sumerjas en la ciudad y en su esencia.

-Si tuviese que definir la Navidad musicalmente, ¿con qué obra, estilo o melodías lo haría?

-Para mí la música de Navidad la simbolizan esos pequeños cantos que llamamos villancicos, de tantos y variados estilos, pero me llama la atención, especialmente, 'Madre, en la puerta hay un niño', que, año tras año, cantaba con mis padres y hermanos al calor de la chimenea. Es una composición que me llega de forma especial. Es un villancico simple pero hermoso.

-¿Y para recibir un nuevo año, hay una música especialmente indicada? ¿Qué le gustaría dirigir en Año Nuevo?

-En el Año Nuevo, como el resto de mis días, me conformo con dirigir mi vida, que no es poco.

-En los últimos tiempos, Sánchez Ruzafa, no para un minuto. ¿Qué le depara 2019?

-Espero que la vida me depare compresión y apoyo para seguir llevando a cabo todos los proyectos musicales que tengo emprendidos.

-¿Qué supone para un director tener la responsabilidad de una orquesta, de dirigir a grupos de magníficos músicos?

-La responsabilidad es esencial en cualquier aspecto de nuestra vida. Además, tiene la capacidad de entrar en los corazones de la gente, en esa parte que no vemos y es esencial para el resto de nuestras manifestaciones, públicas o privadas, en compañía o en soledad. Creo que la música es el Arte por naturaleza.