Movilizaciones por la falta de transparencia en las listas de espera

Concentración de ayer en la Caleta contra la falta de transparencia en las listas de espera/ALFREDO AGUILAR
Concentración de ayer en la Caleta contra la falta de transparencia en las listas de espera / ALFREDO AGUILAR

La Mesa en Defensa de la Sanidad Pública denuncia que los plazos están trucados y que se atenta contra la accesibilidad al derecho a la salud

ÁNGELA MORÁN

Desde la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública en Granada han comenzado una campaña para destapar la falta de transparencia en las listas de espera de la sanidad pública, los trucos que se usan para no sobrepasar los plazos máximos establecidos y la mercantilización de la salud. Cuestiones que, dicen, son causadas por la mala gestión por parte del gobierno y de los recortes económicos en este sector.

Juan Luís Camacho, portavoz de la Mesa, explicó ayer los objetivos a conseguir entre los que destacan: entender la atención primaria como el eje vertebral del sistema sanitario, dotar a los centros de salud y hospitalarios de recursos económicos y financieros adecuados a las necesidades y hacer transparentes los datos de la espera en Andalucía.

«Antes se publicaban dos veces al año, en junio y diciembre, a partir de 2012 sólo una vez al año, y en 2018 no existe registro de los tiempos de espera para conseguir una cita», denunció Jesús Martínez, documentalista del hospital Virgen de las Nieves. «Que los datos no se publiquen nos da una pista de que la situación con respecto a este tema es bastante preocupante», añade Martínez.

Plantean que más de 65.000 andaluces se encuentran en lista de espera quirúrgica y más de 3.000 superan los tres meses de demora, saltándose las garantías de tiempo que por derecho tienen adquirido, 60 días para primeras consultas con especialistas, 30 para pruebas diagnósticas, 90 para cirugía cardiaca, 120 para cirugía frecuente y 180 días para el resto de cirugías.

Plazos que, afirmaron, están trucados mediante 'citas diferidas' o 'agendas cerradas'. «Estas agendas consisten en meter en el 'limbo' al paciente en el momento que pide la cita. Puede estar varios meses en un 'cajón' hasta que se decide, no sabemos por quién, registrar oficialmente esta convocatoria», expuso Camacho.

Blanca Marcos, portavoz del Foro Andaluz de Atención Primaria (FoAAP), y médico de familia, explicó que en estas primeras consultas se resuelven más del 90 por ciento de los problemas de salud y menos de un 10 por ciento se deriva a especialistas. «Cuando nos encontramos que a un enfermo no se le da cita lo que nos produce es temor, cuando derivamos a un paciente es porque consideramos que esa persona debe tener una atención temprana», clarifica Marcos.

Además, manifestó: «Sentimos impotencia porque las normas no se cumplen y cuando se informa al paciente de donde debe acudir para intentar solucionar el problema se les 'marea' y vuelven a las consultas de atención primaria ocasionando un sobrecargo».

La falta de información y de soluciones provoca que los enfermos acudan a urgencias o en algunos casos, a la sanidad privada. «Lo que está pasando es que se derivan recursos de la sanidad pública a la privada», declaró Marcos.

Una lucha que desde Facua -Consumidores en acción-, quieren solucionar informando de los derechos que tienen los usuarios de la sanidad pública y de que el incumplimiento de estas premisas, conlleva una violación de los derechos humanos en la accesibilidad de la salud pública.

A partir de ésta semana se sucederán charlas, mesas redondas, recogida de firmas y algunas concentraciones en varias ciudades españolas a parte de Granada, para denunciar y advertir de la necesidad de reclamar por escrito en los formularios oficiales de cada Centro de Salud las incidencias en los plazos.

 

Fotos

Vídeos