Casi la mitad de asalariados de Granada no ganan más de 825 euros

Los trabajadores del campo, los que menos ingresos laborales declararon el año pasado. /JOREG PASTOR
Los trabajadores del campo, los que menos ingresos laborales declararon el año pasado. / JOREG PASTOR

El sector con los trabajadores que menos ingresos declaran es el campo y los que más, seguros y bancos

Jorge Pastor
JORGE PASTORGRANADA

Si hay estadísticas poco discutibles e interpretables, ésas son sin lugar a dudas las que elabora la Agencia Tributaria -otro cantar es que los contribuyentes se jueguen el bigote intentando colar una trampa-. Y una de las últimas estadísticas publicadas por Hacienda, esta misma semana, pone negro sobre blanco ese grave problema llamado 'precariedad laboral'. Ahí está el último informe de Cáritas, que dice que en Granada hay un siete por ciento de trabajadores pobres, un porcentaje que ha crecido dos puntos en el último año. La cuestión es que, según las últimas declaraciones de la renta -con información de 2017-, un total de 166.805 granadinos no alcanzaron el año pasado un salario bruto superior a los 825,6 euros mensuales del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), incluyendo en el cálculo el prorrateo de las pagas extras.

En este punto conviene recalcar lo obvio. Estas magnitudes se maquillarían algo -en algunos casos más que algo- si tuviéramos en cuenta el impacto de la economía sumergida, cuya incidencia se estima en el 28% del Producto Interior Bruto (PIB) de Granada. Dinero opaco y que, más allá de debates morales -estamos hablando de fraude-, permite que muchas familias puedan pagar todos los recibos y llegar a final de mes.

Más información

Si tenemos en cuenta que el pasado ejercicio fiscal se contabilizaron 361.320 asalariados, este grupo que se queda por debajo o que iguala el SMI significa prácticamente la mitad de la población trabajadora -concretamente el 46,1%-. ¿Por qué? Los sindicatos coinciden en el diagnóstico: la eventualidad. Según los últimos resultados de la Encuesta de Población Activa (EPA), la tasa de temporalidad en la provincia superaba el treinta y cinco por ciento en el tercer trimestre de este 2018. Esta oleada de la EPA también revela que 54.100 ocupados de Granada están contratados en jornadas a tiempo parcial, de los que más del setenta por ciento son mujeres.

En el otro lado del fiel de la balanza tenemos a ese 54% que, a tenor de la Agencia Tributaria, rebasaron el SMI. Algunos, además, con creces. Ahí están los 575 'elegidos' que cobraron más de diez veces el SMI. Es decir, más de 8.200 euros al mes. Ese mundo también existe, y coexiste, con esa realidad más patente del precariado.

La cuestión es que, hablando ya de medias, la retribución en Granada se sitúa en 15.195 euros al año. Esta cifra lleva cuatro años recuperándose tras tocar fondo en 2014 -véase la gráfica de al lado-, aunque aún está muy lejos del pico de 16.108 euros registrado en 2009, inmersos en plena crisis y con un paro desbocado. Los 15.195 euros de Granada sobrepasan los 15.114 euros de Andalucía y se quedan bastante lejos de los 19.172 euros de España. Respecto al resto de provincias, los mejor pagados son los madrileños (19.172 euros) y los peor pagados son nuevamente los jienenses (12.875 euros).

El sector donde se computan los empleados con menos ingresos laborales -tomando como referencia los doce meses del año- es 'agricultura, ganadería, silvicultura y pesca', con 3.274 euros. Estamos hablando de una actividad económica estructurada en temporadas agrícolas que, en el supuesto de la aceituna, por ejemplo, ofertan tajo para unos dos meses cuando la producción está en niveles máximos, como sucederá en este campaña que se generalizará a partir del puente de la Inmaculada y la Constitución. Una día recogiendo aceitunas se cotiza a unos cincuenta euros. Después del colectivo de temporeros, aparece el gremio de 'otros servicios personales y de ocio', cuyos contratados declararon un promedio de 9.058 euros en su IRPF. Respecto a los mejor remunerados, aparece el epígrafe 'industria extractiva, energía y agua', con 23.492 euros, y 'entidades financieras y aseguradoras', con 33.845 euros.

También resulta interesante el análisis de los emolumentos por tramos de edad. Según la Agencia Tributaria, los menores de 35 años no llegan, como norma general, a la condición de mileuristas. A partir de ahí se observa una mejoría escalonada hasta llegar a los 21.186 euros de los que tienen entre 56 y 65 años.

Críticas sindicales

El secretario general de CC OO en Granada, Ricardo Flores, asegura que estos datos de la Agencia Tributaria confirman que «los salarios no participan del crecimiento de la productividad, pues tendrían que aumentar al mismo ritmo para mantener el reparto de renta que mantienen las empresas». «Pero además -agrega- la distribución de partida se encuentra desequilibrada como consecuencia de la recesión y las reformas del mercado de trabajo». La mejora de la economía, bajo su punto de vista, no está sirviendo para solucionar esta descompensación «sino que, por el contrario, sigue aumentándola».

Para el dirigente de CC OO, esta situación está motivada por la «explotación intensiva de la mano de obra, especialmente relacionada con el turismo, el auge de los falsos autónomos, los altos índices de eventualidad, la rotación entre el empleo y el desempleo y el peso del agro estacional», entre otros factores. Para Flores, «los cuadros de la distribución salarial resumen la codicia de los empresarios que no están dispuestos a compartir la prosperidad y prefieren el conflicto». «Todo esto refuerza la reivindicación de CC OO de que las nóminas más bajas suban por encima del incremento pactado en la negociación colectiva», dice Flores, quien lamenta el daño de los descuelgues de convenios colectivos y los acuerdos que se llevan a cabo mediante presiones al personal.

Más información

 

Fotos

Vídeos