El milagro de Alejandro: «Corre, no se queja y hace vida normal»