El Metro de Granada reforma los trenes para mejorar el confort y aumentar la capacidad

El Metro de Granada reforma los trenes para mejorar el confort y aumentar la capacidad
IDEAL

Se han instalado 40 asideros en cada una de las 15 unidades y se han ampliado hasta un 10% las plazas previstas para viajar de pie

IDEALGranada

El Metro de Granada ha finalizado el acondicionamiento de las 15 unidades que conforman la flota de trenes con el fin de aumentar la capacidad de transporte y mejorar la comodidad de los usuarios. Se han instalado asideros en los pasillos centrales y brazos laterales para el uso de los viajeros, así como se han retirado algunos asientos abatibles que han favorecido el aumento de la capacidad de los trenes.

Con la retirada de los asientos abatibles, los trenes del Metro de Granada tienen capacidad para transportar a 322 viajeros por unidad, de los cuales 48 van sentados. Con esta adecuación se aumenta en un diez por ciento la capacidad para albergar a los pasajeros que viajan de pie. Con la eliminación de estos asientos abatibles, que solían usar viajeros sin discapacidad, se ha mejorado también la zona destinada a las personas con movilidad reducida ya que estaban situados en el mismo espacio reservado.

La adecuación de los trenes forma parte del compromiso adquirido el pasado mes de marzo por la consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo, para la mejora del servicio de transporte del metro, ya que estas actuaciones están incluidas en el contrato de mantenimiento correctivo del material móvil, que se adjudicó en mayo por un importe de cuatro millones de euros.

Aumento de la comodidad

En cuanto al aumento de la comodidad de los usuarios del metro, con la instalación de los asideros en las barras horizontales, la Agencia de Obra Pública da respuesta a una de las demandas más frecuentes planteadas por los viajeros, aumentando los puntos de sujeción especialmente para los usuarios que viajan de pie en el interior de los trenes.

Cada uno de los trenes cuenta con 40 asideros flexibles, de goma y con abrazadera metálica, con lo que se consigue una sujeción más cómoda y holgada que de las barras fijas existentes. La instalación de estos asideros se ha llevado a cabo paulatinamente, en todas las unidades, sin afectar al servicio de explotación del metro. También se han incorporado unos brazos laterales en algunos asientos fijos de los coches que mejoran la seguridad de los usuarios.

El Metro de Granada, que es una infraestructura cofinanciada con Fondos Feder de la Unión Europea, consta de un trazado de casi 16 kilómetros de longitud y 26 estaciones y paradas, que discurre por las localidades de Albolote, Maracena, Granada y Armilla, y de los cuales 2,7 kilómetros discurren bajo tierra, a través del eje Camino de Ronda-Avenida de América en la capital granadina.