El metro de Granada y cuatro líneas de autobús estarán en huelga en la semana de la vuelta al cole

La línea 33 del transporte público, operada por Herederos de Gómez, funcionó ayer al 25%./ALFREDO AGUILAR
La línea 33 del transporte público, operada por Herederos de Gómez, funcionó ayer al 25%. / ALFREDO AGUILAR

Las dos subcontratas de la Rober vuelven a reclamar a la empresa la integración dentro de la plantilla de transporte público

Antonio Sánchez
ANTONIO SÁNCHEZGranada

El metro y cuatro líneas de autobús urbano estarán en huelga durante la próxima semana, en la que más de 80.000 escolares regresarán a las aulas, la ciudad retomará su pulso habitual y el nuevo sistema de transporte público vivirá su primera prueba de fuego. A la anunciada huelga de los trabajadores del metro, ratificada antes de ayer, se une la protesta de los 48 trabajadores de la empresa encargada de la línea de autobús 33, que ayer cortaron Gran Vía durante más de una hora para pedir a la Rober que los integre dentro de la plantilla de trabajadores del transporte público urbano. No son los únicos que reclaman esto, ya que los empleados de Alhambra Bus, la empresa encargada de las líneas C30, C31 y C34, suman ya quince meses de huelga el mismo motivo.

Los usuarios se encontraran los primeros escollos el próximo lunes. Entre las 06.30 y las 09.30 horas el metro de Granada funcionará al 40% y los trenes pasarán, en el mejor de los casos, cada 22 minutos. El problema para los habituales del tranvía no acaba ahí porque la línea de ferrocarril ya no tiene un homólogo claro sobre ruedas como ocurría hasta el 15 de julio con el SN2. Para no solapar los servicios, esta ruta de autobús se suprimió con la reordenación de lineas y esto provocará, por ejemplo, que Zaidín y Camino de Ronda queden desconectados durante estas tres horas, pero también a la salida de clase, ya que el paro de los trabajadores del Metropolitano de Granada continuará de 13.30 a 16.00 horas y también de 20.00 a 22.30 horas, coincidiendo con el cierre de los comercios.

El Ayuntamiento de Granada aseguró ayer que amortiguará los problemas que pueda ocasionar la huelga del metro, pero tampoco aclaró cómo lo hará. El alcalde indicó ayer que estarán «muy atentos» a las zonas en las que pudieran producirse problemas de saturación para intentar atender la demanda de los usuarios y mejorar la situación en las horas punta, pero no definió ninguna medida concreta de refuerzo de líneas o de Policía Local.

El TSJA ratificó en abril la sentencia que obliga a la Rober a sumar a la plantilla a Herederos de Gómez

El equipo de gobierno de la capital confiaba aún ayer en que la empresa concesionaria del metro, Avanza, y los trabajadores alcancen un acuerdo a lo largo del viernes o de este fin de semana para desbloquear los paros. Sin embargo, al mismo tiempo, la Junta de Andalucía confirmaba la información adelantada ayer por IDEAL: los servicios mínimos del tranvía durante las seis jornadas de paros de las próximas dos semanas oscilarán entre el 40% y el 50%, con una frecuencia de paso de las líneas que se moverá entre los 22-25 minutos, cuando se funcione al 40%, y entre los 15-18 minutos los dos días que los tranvías trabajarán al 50%.

La Junta de Andalucía «garantiza así el normal funcionamiento del servicio de transportes del metro de Granada, estableciendo una proporción razonable de servicios mínimos y procurando que el interés de la ciudadanía prevalezca respetando la huelga en términos razonables», ya que la administración autonómica entiende que el servicio de transporte del metro de Granada «se considera un servicio público esencial de la comunidad, en la medida en que su interrupción parcial o total puede afectar a bienes y derechos de los ciudadanos y a su vida cotidiana».

La huelga del Metropolitano de Granada, el próximo lunes, miércoles y viernes, no será la única que afectará al transporte público durante la próxima semana. El viernes también pararán los trabajadores de Herederos de Gómez, que actualmente explotan la línea 33, que viaja desde la estación de autobuses de la capital hasta Cenes de la Vega. Los trabajadores de esta ruta celebraron ayer el primero de los cuatro paros previstos para este mes de septiembre, que se replicarán cada viernes a lo largo de toda la jornada de servicio con unos servicios mínimos del 25% y una frecuencia de paso de entre 35-40 minutos a lo largo de todo el día. Lo hicieron con una manifestación que bloqueó Gran Vía y Reyes Católicos durante su viaje desde Triunfo hasta plaza del Carmen.

Apolo Ortiz, portavoz del comité de empresa de Herederos de Gómez, explicó ayer que el Ayuntamiento de Granada firmó un documento el año pasado en el que se comprometía con los trabajadores de la línea 33 a integrarlos en la plantilla de Rober a partir de este año «y la promesa no se ha llevado a cabo por los problemas económicos del Ayuntamiento». Ortiz recordó que lo que los trabajadores solicitan es que se cumpla la sentencia del TSJA, que el pasado 12 de abril confirmó la sentencia del juzgado de lo Social 1 de Granada, que aseguró que Transportes Rober y Herederos de Gómez forman «un grupo de empresas a efectos laborales al tratarse en realidad de una única empresa» y se produjo «una cesión ilegal de trabajadores».

La situación del Ayuntamiento de Granada con Alhambra Bus no es muy distinta a la de Herederos de Gómez y se agravó con la reordenación de líneas del mes de julio. La recuperación de la línea C32, que cubre la Alhambra y el Albaicín, provocó un descenso de las frecuencias de las líneas C30, C31 y C34 y trajo como consecuencia la salida de la empresa de 15 personas que contaban con un contrato temporal. También se promovió un expediente de regulación de empleo extintivo a 11 trabajadores de Alhambra Bus, con los que se adquirió un compromiso para recolocarlos dentro de la Rober, según explicó ayer a IDEAL Silvia Leyva, delegada sindical de Alhambra Bus. Además, en febrero de este año, Rober le 'quitó' a Alhambra Bus la explotación de las líneas búho (111 y 121) sin incorporar a los trabajadores encargados de las mismas. «Hay una discriminación tremenda por parte de la Rober y el Ayuntamiento de Granada por pertenecer a una subcontrata», añadió. Los servicios mínimos son del 50%, al obligar la empresa a que al menos haya un autobús de la línea en servicio en todo momento. Ni sobre esta empresa ni sobre el caso de Herederos de Gómez se pronunció ayer la concejala de Movilidad, Raquel Ruz, que fue contactada por este periódico sin que respondiera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos