Método 'bumping': así abrieron las puertas los ladrones de pisos de Granada

Una vez seleccionado el piso los detenidos accedían a los portales durante las horas nocturnas para evitar encontrarse con otros vecinos del portal y no levantar sospechas

IDEAL

La detención en Granada de dos varones de 25 y 36 años de origen georgiano supuso el pasado sábado la primera actuación contra los ladroes de pisos de Granada, a quienes se les atribuye el robo de más de 70 viviendas en la capital granadina. Las investigaciones comenzaron en el mes de julio al detectarse un gran número de denuncias por este tipo de hechos por lo que la Policía Nacional solicitó la colaboración ciudadana.

Los detenidos utilizaban un tipo especial de señuelo para comprobar la ausencia de los moradores y una vez elegido el objetivo usaban el método «bumping» para abrir las cerraduras de las puertas de entrada.

El amplio dispositivo policial desplegado ha conseguido localizar y detener a los dos varones «in fraganti» cuando se disponían a robar varios pisos marcados, los detenidos ya han ingresado en prisión por orden judicial.

Señuelos de silicona

Los detenidos utilizaban un método particular para detectar y seleccionar los inmuebles más apropiados para ser asaltados consistente en colocar un fino hilo de silicona transparente uniendo el dintel con la hoja de la puerta de tal manera que la apertura de la misma provocaba indefectiblemente la rotura del hilo, señal inequívoca de que el piso se encontraba habitado. Si por el contrario el hilo permanecía intacto durante un período de entre 24-48 horas, el inmueble era marcado como posible objetivo de los ladrones.

Método «bumping» para abrir las cerraduras

Una vez seleccionado el piso los detenidos accedían a los portales durante las horas nocturnas para evitar encontrarse con otros vecinos del portal y no levantar sospechas. Llegado el momento de entrar en la vivienda se servían del método llamado «bumping» consistente en introducir en el bombín de la cerradura una llave especial y golpear la misma desactivando los puntos de anclaje de su interior, haciendo posible de esta forma el giro de la llave y por tanto la apertura de la puerta. Esta operación es rápida y se puede llevar a cabo en pocos minutos, con la particularidad de que posteriormente la cerradura no presenta apariencia de haber sido forzada o manipulada porque no quedan marcas sobre la misma.

Numerosas denuncias por robo en domicilios

La Policía Nacional comprobó el mes pasado la existencia de un gran número de denuncias por robo en el interior de domicilios, siendo actualmente más de 100 las recibidas en las oficinas policiales por estos hechos.

En todos los casos se pudo determinar que las incursiones se habían llevado a cabo en ausencia de los moradores, los cuales a su regreso se encontraban con la cerradura de la puerta de entrada sin daños aparentes pero abierta y el interior del domicilio revuelto, incluso en algunas ocasiones las luces de varias habitaciones permanecían encendidas.