«Mi madre se ponía de los nervios cuando llegaba tarde a casa»

MADRE: Carmen López, médico | HIJA: Carmen Caballero, voz en el grupo Carmencita Calavera

Javier F. Barrera
JAVIER F. BARRERAGranada
«Siempre desde el respeto»Pepe Marín
1

«Siempre desde el respeto»

El Soria. Bar y templo a la vez, es el escenario en elegido por la cantante de Carmencita Calavera. La primera tapa es de morcilla, como para que te enteres de quién manda en esta ciudad. Carmencita es encantadora y le encanta lo de posar con su madre aunque tiene algo de prisa. Esa misma noche se coloca los frontales y se va de ruta por la Acequia Real de la Alhambra, porque hay luna llena. Para aullar un poco. Ahora, se sube encima de la barra y se bebe su primera caña, junto a su madre. «Nuestra relación es esencialmente buena, aunque con nuestros desencuentros en algunos temas, supongo que como en una relación habitual normal entre madre e hija. Desde luego, siempre desde el respeto, pero con los roces inevitables que surgen de las distintas visiones de la vida. Pensamos que es sano que a medida que se crece se vaya adquiriendo una opinión propia. Es la pimienta de nuestra buena relación, le pone salsa».

«Me considero granaína de pura cepa»Pepe Marín
2

«Me considero granaína de pura cepa»

Carmen madre nació en un pueblo de Madrid, «pero me vine a Granada a vivir cuando aún era muy pequeña. Así que me considero granaína de pura cepa o casi. Soy la mayor de cuatro: dos hermanas y un hermano, pero este último falleció hace años. Estudié Medicina, aunque tuve que aparcar el ejercicio de mi profesión durante unos años porque nos trasladamos a vivir a Porcuna en Jaén, y me centré en la crianza de mis dos hijos. Después de unos años, hice la especialidad de Medicina Familiar y ahora trabajo de médica rural en la comarca del Marquesado, concretamente en Jérez, ¡y me encanta!».

«En Carmencita Calavera trabajamos duro»Pepe Marín
3

«En Carmencita Calavera trabajamos duro»

Carmen hija nació el 11 de enero de 1987, «con un gol del Granada F.C. Tengo un hermano más pequeño que yo al que ahora con la madurez adoro, pero que de pequeños nos llevábamos como el perro y el gato. Estuvimos viviendo durante parte de mi niñez en Porcuna, un pueblo de Jaén del que guardo muy buenos recuerdos. Mi infancia la recuerdo con mucho cariño, llena de imaginación, travesuras, aventuras inventadas y muchos amigos; vaya, una infancia de una niña normal, la que deberían tener todos los niños. A los ocho años nos volvimos a Granada, al Zaidín y desde entonces hasta la fecha aquí sigo. Estudié, después de dar ciertos bandazos buscando lo que más me gustase, Educación Social, incluso realicé un máster de Mediación, pero descubrí que lo que más me gustaba, con diferencia, era el mundo de la confección, del patronaje y la moda y aquí sigo, formándome y pensando en montar algo en este ámbito. Comencé mis andaduras por la música gracias a los Scouts, donde conocí a los que serían mis compañeros de mi primer grupo: La Barca de Sua. Años después comenzaría el proyecto de Carmencita Calavera en el que trabajamos duro.

«Está aún por resolver»Pepe Marín
4

«Está aún por resolver»

Obviamente, la igualdad es un tema que está aún por resolver; si no, este tipo de preguntas no existirían. Debemos seguir luchando por alcanzarla, ya que aunque en muchos aspectos se va mejorando, en otros incluso estamos dando pasos hacia atrás. Con respecto a la música aún hay aspectos en los que predomina la presencia masculina, incluso el trato es distinto si se dirigen a una mujer o a un hombre. Con respecto al mundo de la medicina, responde ahora la madre, a pesar de que, actualmente es un campo en el que somos más mujeres que hombres, se nota en la actitud, de los pacientes hacia ti, no se comportan igual con mis compañeros hombres, noto que cuesta trabajo ganarte la confianza y es una labor que se tiene que trabajar diariamente».

«Estamos en plena promoción del EP que salió en abril»Pepe Marín
5

«Estamos en plena promoción del EP que salió en abril»

Yproyectos, los tienen. Carmen madre cuenta que «he comenzado a estudiar para las oposiciones de noviembre y me estoy acreditando para tutora de residentes de mi especialidad, en fin, un no parar». Carmen hija comparte que «ahora mismo estoy compaginando la música con los proyectos de confección que tengo. Con respecto a la banda, estamos en plena promoción del EP que salió en abril. Tenemos algunos conciertos este verano, aunque el ajetreo vendrá después de verano. Tenemos todas las fuerzas puestas en este proyecto y esto nos lleva mucho de nuestro tiempo. Por otro lado, mis proyectos personales de confección me hacen ir pensando en montar algo relacionado con mi profesión. Tengo algo en mente, siempre con mi estilo y jugando entre las sugerencias que me dan y las mías, estoy consiguiendo un toque personal que a la gente le gusta. Aprovecho y me hago cosas para los conciertos, es buena promoción».

«En la era premóvil»Juan Jesús García
6

«En la era premóvil»

Con la hora llega la confrontación. Carmen madre cuenta que «la hora de llegada era uno de los temas más espinosos. Lo negociábamos prácticamente todas las noches. Era un tema difícil de resolver, ya que por un lado yo quería darle a ella libertad y tiempo para estar con sus amigos y que hiciera lo que una niña de su edad tiene que hacer, pero por otro lado, lo pasaba muy mal dándole rienda a la imaginación, que casi siempre me llevaba, como es lógico, a ponerme en lo peor». Carmencita revela que «en cuanto a mí, mi hora tope era las once de la noche, por supuesto tenía que volver acompañada, y avisar si me iba a retrasar (desde una cabina, en la era premóvil). Por supuesto, este tema también era muy discutido entre mi madre y yo». Pero, en verano «siempre me dejaban salir hasta un poquito más tarde que en invierno, creo que era hasta las doce, sobre todo en el pueblo. Ya las doce solía ser, casualmente, cuando más animada estaba la cosa, con lo cual solía retrasarme siempre en mi hora, la verdad, y esto ponía de los nervios a mi madre, ya que se imaginaba las peores de las situaciones».

«Buscándonos las cosquillas»Juan Jesús García
7

«Buscándonos las cosquillas»

Quedan los parecidos, y Carmencita se acuerda, «como dice mi madre, que físicamente a la que más me parezco es a mi tía. Pero de carácter creo que me parezco a mi abuela materna, ya que estamos todo el rato buscándonos las cosquillas para desencadenar una buena pelea. Soy una buena mezcla genética en la que tengo un poco de todos. Mis padres me decían de pequeña que me habían comprado a la mujer que vendía medias en la plaza Bib Rambla. Antes lloraba desconsolada y ahora la verdad es que no lo descarto aún, ¡jajajajjaj!».