Ugt

La lucha por lograr un presupuesto de género en Andalucía

La lucha por lograr un presupuesto de género en Andalucía
La Unión General de Trabajadores está concienciada con lograr un mercado laboral en el que la perspectiva de género sea real y se pueda alcanzar una participación femenina efectiva
IDEAL

Una de las principales funciones de las organizaciones sindicales es lograr una igualdad real entre hombres y mujeres en el entorno laboral. En el desarrollo de sus actividades, existen iniciativas como el presupuesto con perspectiva de género, una serie de plataformas para aplicar políticas desde una visión de género, entendiendo todas las cuestiones presupuestarias que afectan a la desigualdad económica que repercute negativamente a las mujeres.

Como parte del informe 'Beneficios económicos de la inclusión de género: nuevos mecanismos, nueva evidencia', de octubre de 2018, se pueden encontrar distintos beneficios económicos alrededor de la igualdad de género según expertos del FMI. Este informe señala que la participación femenina de la fuerza laboral (PFFL) ha aumentado progresivamente en las últimas dos décadas, pero de forma desigual por países, existiendo aún grandes brechas de género. Este documento incluye dos mecanismos que repercutirían en mayores beneficios económicos si se reduce la brecha de la presencia de hombres y mujeres en el mercado laboral: la diversidad de género y la movilidad sectorial.

Gracias a la diversidad de género, las mujeres aportarían nuevas habilidades al entorno laboral, reflejándose en las normas sociales y su impacto en la educación. El estudio demuestra que mujeres y hombres se complementan al trabajar. Los resultados también apuntan que la reducción de la brecha beneficia a ambos géneros, ya que una participación femenina más elevada incrementa los salarios masculinos.

El segundo mecanismo es la movilidad sectorial, aumentando la riqueza de los hogares y, a través de este aumento, logrando una mayor demanda de servicios. Las economías en desarrollo de forma natural se vuelven más inclusivas, aunque existen barreras a la PFFL por distorsiones fiscales, discriminación y factores sociales y culturales.

Perspectiva de género en Andalucía

El número de personas ocupadas en Andalucía es de 3.032.700 en el tercer trimestre de 2018. La tasa de empleo femenina se sitúa en el 36,4%, mientras que la masculina llega al 51,6%. La contribución de la mujer a la actividad económica andaluza ha tenido un notable aumento desde el comienzo de la autonomía. La mujer ha contribuido especialmente en actividades financieras y de seguros, actividades profesionales científicas y técnicas, actividades administrativas y de servicios auxiliares y actividades inmobiliarias. Sin embargo, la contribución es muy pequeña en el sector de la construcción, con un 4,3% del valor añadido bruto; en industria y en el sector primario.

Estos datos marcan la necesidad de potenciar la empleabilidad de las mujeres en ramas productivas donde su presencia aún es reducida. Esta estadística es importante porque la incorporación de la mujer a la actividad económica y laboral de la Comunidad Autónoma es uno de los rasgos socioeconómicos más relevantes según la Junta de Andalucía. El Producto Interior Bruto atribuible al trabajo de las mujeres se estima que ascendió a 62.774 millones de euros en Andalucía en 2017, el 39% del total.

Sin embargo, estos datos infravaloran la contribución real de la mujer, ya que no contabiliza el trabajo no remunerado que estas realizan. «Todavía es necesario avanzar hasta una participación igualitaria de ambos sexos», según explica la Secretaría General de Economía de la consejería de Economía, Hacienda y Administración Pública de la Junta. Para lograr el máximo potencial económico en Andalucía es necesario incrementar el porcentaje de mujeres con empleos a tiempo completo y facilitar su empleabilidad en ramas productivas de mayor valor añadido.

La brecha salarial sigue siendo uno de los mayores problemas de desigualdad entre mujeres y hombres. No existe ningún país en el mundo en el que una mujer cobre tanto como un hombre, según los datos aportados por la UGT de Andalucía. Quedan, al menos, 81 años para cerrar la brecha entre hombres y mujeres y 75 para corregir la brecha salarial.