Localizar el fraude permite ingresar medio millón de euros

Dos agentes del servicio fiscal y de fronteras de la Guardia Civil en el aeropuerto de Granada. /RAMÓN L. PÉREZ
Dos agentes del servicio fiscal y de fronteras de la Guardia Civil en el aeropuerto de Granada. / RAMÓN L. PÉREZ

Controlan los equipajes de un millón de pasajeros al año y han encontrado desde angulas para venderlas en Asia a kilos de cocaína | El servicio fiscal de la Guardia Civil del aeropuerto combate el contrabando, blanqueo de dinero o tráfico de drogas

JOSÉ RAMÓN VILLALBAGRANADA

Alcohol, tabaco, dinero, drogas y animales forman parte de los productos incautados cada año en el aeropuerto de Granada por el servicio fiscal de Aduanas y Fronteras de la Guardia Civil, unas veces porque los pasajeros 'olvidan' declarar el exceso de bebidas alcohólicas o de tabaco que transportan en sus maletas, otras porque tratan de introducir sustancias estupefacientes en Granada y las menos porque viajan con animales de diminuto tamaño, como las angulas, para hacer negocio en otros países. Todo ello permite que cada año estos vigilantes del cielo en la tierra logren meter en las arcas del Estado por tributos no pagados o bien porque se evita la comercialización de sustancias como el tabaco, al menos, medio millón de euros. Su trabajo consiste en no parar las 16 horas diarias que se mantiene abierto el aeródromo granadino y vigilar las ocho que permanece cerrado en horario nocturno.

«Nuestra misión es garantizar la seguridad en el aeropuerto, evitar la entrada de productos u objetos prohibidos, así como el control de que los pasajeros no viajen con nada ilegal, controlar el contrabando y la intervención de armas», apunta Basilio, sargento del servicio fiscal del instituto armado del aeropuerto de Granada. Este suboficial pide subrayar el apoyo recibido a diario por la seguridad privada desde 1999.

pasajeros de media al mes sacan más de 10
000 euros, lo cual se considera blanqueo de capitales.
30
Suelen extender una media de 30 autorizaciones mensuales para volar con armas, casi todas de caza.
8
Las incautaciones de hachís en el aeropuerto suelen rondar los 8 kilos anuales.

Por visualizar sólo con un ejemplo el trabajo de los veinte guardias civiles destinados en este servicio fiscal estas son las cifras. La cifra de viajeros que transitaron por el aeropuerto en los cinco primeros meses del año ascendió a 435.132, lo que supone una subida del 26% en comparación con el año anterior. De los 432.924 pasajeros comerciales registrados entre enero y mayo, 368.861 viajaron desde o hacia territorio nacional (un 18,2% más) y 64.063 lo hicieron con el extranjero (un 101,6% más).

«Aquí estamos muy atentos a lo que nos llega con una media de 70 u 80 pasajeros por vuelo y procedentes de medio mundo, bien a través de los vuelos internacionales o bien mediante otros aeropuertos nacionales donde han hecho escala para aterrizar finalmente en Granada». El sargento hace hincapié en este detalle porque en ocasiones, la mayoría de las veces, cuando hay puentes aéreos los equipajes pasan de la bodega de un avión a otro, sin circular previamente por la cinta para ser sometidos a un chequeo por el escáner. Por ello cuando llegan a las cintas de transporte del Federico García Lorca pueden encontrarse con sorpresas. «En una ocasión llegó una maleta procedente de Bolivia que nadie la recogió de la cinta, traía cinco kilos de cocaína y montamos un operativo para atraer al dueño de la misma al aeropuerto. Logramos que viniera y lo arrestamos».

Estos profesionales del servicio fiscal se encuentran cada año con una media de cuarenta maletas que nadie recoge del aeropuerto. Muchas de ellas van cargada de tabaco procedente de los vuelos insulares donde el precio es muy inferior y lo traen para venderlo a coste muy inferior. El contenido, en función de qué sea, se suele destruir, y las maletas se subastan.

En una ocasión hallaron una maleta abandonada que tenía cinco kilos de cocaína

El movimiento de dinero también es una constante en el aeródromo granadino donde dos o tres veces al mes se detecta una media de tres pasajeros que llevan más de diez mil euros en la cartera o en la maleta sin declarar. A partir de esa cantidad es obligatorio solicitar una autorización a la Agencia Tributaria para moverse con ese dinero. Si no lo hacen se les confisca, salvo mil euros para gastos, hasta que la Guardia Civil lo autoriza, una vez informada Hacienda. «Por lo general son ciudadanos extranjeros quienes portan este dinero».

También «nos encontramos con maletas que llegan cargadas de comida podrida procedente de países asiáticos o africanos, sin olvidar que cada vez que hay eventos como un mundial de fútbol hay maletas que vienen cargadas de camisetas de equipos falsificadas, como nos ocurrió hace dos meses con una que traía 130 equipaciones», señala el sargento de este servicio.

Terrorismo

La preocupación por el terrorismo yihadista es otra de las constantes de este servicio del instituto armado. «No nos hemos encontrado con ningún caso en el aeropuerto de terroristas buscados que hayan intentando entrar o salir por Granada, ni con maletas con explosivos ni nada parecido. Existe un control muy exhaustivo». Aunque esto no quita que la Guardia Civil se haya visto obligada a desalojar el aeropuerto en más de una ocasión por falsas alarmas de bomba. Concretamente, hace tres años una mujer fichada por la policía se dedicaba a efectuar llamadas para advertir de la colocación de bombas en aeropuertos, estaciones de autobuses y de trenes.

«También hacemos las veces de un servicio de intervención de armas cuando los pasajeros vienen a pasar unos días de cacería a cotos de Andalucía o de Ciudad Real». Todos los rifles necesitan ser autorizados para viajar en el avión, así como cualquier otro tipo de arma de fuego. «Aquí llegan muchos vuelos privados con personas que traen su escolta particular y esas armas deben ser declaradas también».

El aeropuerto es una pequeña ciudad flotante de personas que van y vienen de distintos puntos del mundo con equipajes cargados de historias y los menos vienen repletos de otro tipo de historias prohibidas buscando por este aeródromo sortear las fronteras de la legalidad. Muy pocos lo logran gracias a los agentes de este servicio fiscal de Fronteras y Aduanas.

Fotos

Vídeos