Juzgan a los dueños de una inmobiliaria de Granada por coacción a una inquilina de renta antigua

Trabajos para la rehabilitación de la Casa del Aire en el Albaicín./ALFREDO AGUILAR
Trabajos para la rehabilitación de la Casa del Aire en el Albaicín. / ALFREDO AGUILAR

Este edificio del siglo XVII se convirtió en los últimos años para algunos colectivos sociales en un símbolo de la lucha contra la especulación urbanística del Albaicín

EFE

El Juzgado de lo Penal 3 de Granada ha dejado visto para sentencia el juicio celebrado hoy contra los dueños de una inmobiliaria propietaria de la conocida como Casa del Aire, un inmueble del siglo XVII ubicado en el Albaicín, por coaccionar a una inquilina de renta antigua.

Según han explicado a Efe fuentes del caso, el juzgado ha celebrado el juicio por coacciones y delitos contra la integridad moral, contra R.F.P y J.V.C, los propietarios de la inmobiliaria Edivara, firma que compró junto a Varasol la emblemática Casa del Airea del Albaicín.

Este edificio del siglo XVII se convirtió en los últimos años para algunos colectivos sociales en un símbolo de la lucha contra la especulación urbanística del Albaicín y se quedó en julio del año pasado sin su última vecina, María Prieto.

Los hechos juzgados hoy se remontan al 27 de marzo del año pasado cuando Prieto denunció a la inmobiliaria Edivara por cambiar la cerradura de la vivienda en la que residió su padre hasta que murió, en la que ella nació, y que pretendía mantener por el derecho a subrogar el contrato de renta antigua que había tenido su padre.

Edivara y Varasol compran este edificio en 2002, momento en el que se produjeron desalojos, cortes de luz, denuncias por ruina y oras situaciones que movimientos como «Solidarios por la Casa del Aire», integrada desde 2011 en Stop Desahucios Granada, denunciaron.

La acusación particular ha solicitado tres años de cárcel para los dos procesados por ambos delitos y un indemnización a la antigua inquilina de 3.000 euros.

«Sentí mucho miedo y mucha tristeza, porque nací y me crié en esa casa», ha explicado María Prieto, que ha recordado que el inmueble está ahora abandonado y apuntalado por un estado de deterioro.

En el año 2012, los vecinos desalojados presentaron una querella por acoso inmobiliario, la primera formalizada en Andalucía por esta causa, que fue inicialmente admitida a trámite aunque después la archivó el Juzgado de Instrucción 5 de Granada.

Stop Desahucios ya impulsó el año pasado con el Ayuntamiento la rehabilitación del inmueble para destinarlo a viviendas protegidas o de emergencia social, aunque la iniciativa no se ha materializado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos